REFLEXIÓN: Protege la vida

“Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.” Jeremías 1:5 (RVR1960).

En este texto Dios declara que conocía al profeta Jeremías incluso antes de ser formado en el vientre de su madre, por ello, podemos decir que la concepción de ningún niño o niña es fortuita. Cada uno, representa una vida, que es valiosa por sí misma, sin importar la forma en que fue concebido.

Interrumpir un embarazo, porque no estaba planeado, o porque uno no cree ser capaz de hacerse cargo del bebé, no es justificado, y de hecho se llama asesinato.

Si la idea del aborto está cruzando por tu cabeza, por favor reconsidéralo, un niño es una bendición de Dios que traerá alegría a tu corazón.

Recurre al Señor por guía y fortaleza, con Su ayuda podrás hacer lo correcto.

Por Cessia Serna

Comentarios de Facebook

Comentarios

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.