Reflexión: El amor propio vs el amor de Dios