Me quiero morir

Gélidos y opacos ojos espejos de penurias, adornos de unos rasgos deteriorados que sinceramente muestran las desgracias que sus portador arrastra, como desierto son sus labios y sus dedos como esas ramas marchitas que en el viven, sus pisadas gritan junto con su corazón que no van a ningún lado pero no pueden dejar de vagar, es su camino el mismo que el de la muerte solo que duele un poco más, y entre los sueños que ya se le despertaron y las verdades que le mienten todos los días nos hay mejor comida que esa que lo deja más hambriento, queriendo escapar del mismo castillo donde él se encierra a momentos y como paradoja de la vida, la única salida que él encuentra es cerrar la puerta de salida de ese mundo que lo acedia.

Mientras iba camino a casa luego de mis clases de inglés vi por primera vez de cerca un drogadicto mientras yo me paraba a comprar algo de comer, este pedía dinero para sus vicio y podías notar en su cara la desesperación por sumergirse en ese mundo imaginario que las sustancias de ese tipo producen, sus dedos los alcanzabas a ver casi sudando por tocar el dinero que después le daría paso a ponerse otra vez las cadenas que tanto le encantan, las de la droga, sus voz era marañosa a penas se entendía lo que decía, pero su tono era más claro que el agua, desesperación proyectaban sus palabras, un grito mudo de querer escapar de la misma realidad que él lleva años construyendo para su ser, su vida era un cuadro de muerte que camina, cuanto se notaba que le dolía aquel dolor de no ser parte de nada más que de las filas de los rechazados, en sus labios balbuceantes interpretabas que quería salir pero no podía.

Este hombre buscaba escapar de su vida sumergiéndose en los vicios, ¿no es esto una especie de suicidio?Querer evitar notar que estas vivo,  hay ocasiones donde la vida nos ha hecho tanto daño que ya no nos sentimos parte de ellas y buscamos cosas que nos mantengan fuera de su ciclo, algunos llegan al alcohol, el cigarrillo o las drogas porque les pinta una realidad que duele, pero decepciona menos, y todo comienza por un escape y termina por una residencia perpetua en esa cárcel, en cambio hay otros quienes no llegan a vicios tan condenados por la sociedad pero ciertamente buscan lo mismo, escapar de quienes son. Hay una diferencia muy grande entre hacer algo porque lo amas y hacerlo porque te permite escapar de lo que odias, existen quienes se odian tanto a sí mismos que necesitan algo que los convierta en otra persona totalmente distinta a ellos, así cuando se miren en el espejo verán algo desconocido pero que no odia, todavía.

Cualquier cosa se puede convertir en una puerta a matar nuestro ser para olvidarnos de las decepciones que hemos vivido, así como las drogas, puede ser una pareja que en verdad no amas pero te permite experimentar cosas nuevas, un trabajo que no disfrutas pero te mantiene alejado de la casa del terror que es tu hogar, amistades que no te suman pero te quitan tanto de ti que te hacen sentir se una nueva persona y es como si comenzaras de nuevo alrededor de los que sabes no tienen la moral para juzgarte. Hay personas que no oran porque saben que Dios les respondería, y les pedirá cambiar.

Todos necesitamos morir a lo que somos porque como humanos tenemos ese talento infalible de decepcionarnos a nosotros mismos, el problema está en la muerte que buscamos, la muerte que el mundo nos da nos dejará muertos pero hay uno que nos promete que si morimos a nosotros tendremos vida eterna, la única muerte que nos produce vida es la que viene de Jesús. Si estás cansado de ser tú, Jesús te invita a ser como él. ¿Quieres morir?

“…Porque si vivís conforme a la carne, habréis de morir; pero si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis” Romanos 8:13

Daury Nova

www.yosoydinamico.com

www.cristojuvenil.com

Comentarios de Facebook

Comentarios

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.