Gélidos y opacos ojos espejos de penurias, adornos de unos rasgos deteriorados que sinceramente muestran las desgracias que sus portador arrastra, como desierto son sus labios y sus dedos como esas ramas marchitas que en el viven, sus pisadas gritan junto con su corazón que…