Noé: Un Hombre que Caminó con Dios

En mis viajes por el mundo, siempre me aseguro de visitar las tumbas de los hombres más famosos de la civilización. Desde la tumba de Martín Lutero en Alemania, hasta la tumba de Ciro el Grande de Persia (actual Irán), he visitado muchos lugares donde los muertos honrados han sido enterrados.

Hace varios años, yo estaba en Yerevan, Armenia, donde es difícil no ver el gran monte Ararat de pie alto en la distancia entre Armenia y Turquía oriental. Cada vez que mis ojos alcanzaron a ver la gran montaña, no pude evitar pensar que fue sobre esa enorme montaña, cubierta de nieve donde el arca de Noé descansó después del gran diluvio. En cuanto al diluvio mundial según consta en el Génesis, leemos: “Las aguas bajaron[a] gradualmente de sobre la tierra, y al cabo de ciento cincuenta días, las aguas habían decrecido. 4 Y en el mes séptimo, el día diecisiete del mes, el arca descansó sobre los montes de Ararat. 5 Las aguas fueron decreciendo paulatinamente hasta el mes décimo; y el día primero del mes décimo, se vieron las cimas de los montes.” (Génesis 8:3-6).

Muy a mi pesar, mientras viajaba por la región circundante del monte Ararat, no he venido a una lápida con el nombre de Noé. Sin embargo, me pregunto, si existiera una tumba donde había sido enterrado Noé, ¿Qué leería en su epitafio?

caminar-con-DiosEn Génesis 6, leemos de gran maldad del hombre y de la profunda tristeza de Dios al crear al hombre: “Y el Señor vio que era mucha la maldad de los hombres en la tierra, y que toda intención de los pensamientos de su corazón era sólo hacer siempre el mal. 6 Y le pesó al Señor haber hecho al hombre en la tierra, y sintió tristeza en su corazón. 7 Y el Señor dijo: Borraré de la faz de la tierra al hombre que he creado, desde el hombre hasta el ganado, los reptiles y las aves del cielo, porque me pesa haberlos hecho.” (vv. 5 – 7). A Dios le dolió más lo que se volvió Su gloriosa creación. Toda la masa de la humanidad caída era un páramo absoluto de corrupción. Así como el corazón de un padre es herido más profundamente que el grado de dolor físico que su hijo experimenta, así a Dios “le dolió en su corazón. ” por el estado de su creación, o, como dice la versión Reina Valera: “y se entristeció él en su corazón “(v. 6). “Pero,” Moisés registra con gran suspenso y drama culminante: “Noé halló gracia ante los ojos de Jehová” (v. 8). A pesar de que nunca ha sido considerado tan altamente, el versículo 8 del capítulo 6 del Génesis es la base de la existencia de la civilización. Sin la verdad histórica de este simple versículo, y es una simple conjunción, “pero,” la civilización después de la inundación, simplemente no existiría. El gran diluvio acabó con toda la civilización, excepto el justo Noé y su familia. Gracias al Señor Dios Todopoderoso que Él preservó un remanente para sí mismo – un hombre que amaba a Dios y que confiaba en Él confiaba en Su palabra. Es por no poca razón entonces que la Palabra de Dios menciona la integridad de este hombre de hace siglos, de hecho, miles de años, transcurrido. La Palabra de Dios describe a Noé como “un hombre justo y cabal en su generación” (v. 9).

Noé halló gracia ante los ojos de Dios y fue honrado por Dios. Cuando se le mandó construir el arca, “Y así lo hizo Noé; conforme a todo lo que Dios le había mandado, así hizo.” (v. 22). Él cumplió con todas las estipulaciones del Señor Dios puso, y que tuvo que soportar las burlas del mundo como consecuencia de ello. En el Nuevo Testamento, Jesús no dijo que todo el que sea perseguido será bendecido. Dio ciertas condiciones para la bendición: “10 Bienaventurados aquellos que han sido perseguidos por causa de la justicia, pues de ellos es el reino de los cielos. 11 Bienaventurados seréis[c] cuando os insulten y persigan, y digan todo género de mal contra vosotros falsamente, por causa de mí. 12 Regocijaos y alegraos, porque vuestra recompensa en los cielos es grande, porque así persiguieron a los profetas que fueron antes que vosotros.” (Mateo 5:10-12). No somos bendecidos por Dios, simplemente porque somos perseguidos, ya que a menudo es el caso de que los cristianos son perseguidos simplemente porque son detestables. Más bien, somos bendecidos por Dios Todopoderoso cuando somos perseguidos por causa de la justicia, cuando las acusaciones contra nosotros son falsas, y cuando hemos confirmado el nombre de Cristo – sólo entonces somos bendecidos por Dios. Como Pedro escribe en su segunda epístola, Noé era un “pregonero de justicia” (2:5), y por esa razón, fue perseguido por causa de la justicia a pesar de que tenía muchos defectos (Génesis 9:20 ff.). Sin embargo, Noé fue bendecido por Dios (9:1), y Dios estableció Su pacto con Noé y sus descendientes (9:9).

Es cierto que todos somos descendientes de Adán y Eva, y también es cierto que somos descendientes de Noé y su familia. De hecho, se podría decir, como el pueblo de Armenia les gusta decir en broma: “Puesto que todas las personas son descendientes de Noé, y Noé y sus hijos bajaron del monte Ararat, todos somos armenios.” Sin embargo, si podemos o no venimos de Armenia, somos descendientes de Noé, y al igual que Noé, todos vamos a morir algún día. Y al igual que Noé, seremos recordados por lo que hicimos en nuestras vidas, y lo más importante, quienes fuimos en nuestras vidas. Que se diga de nosotros que fuimos bendecidos por Dios, porque defendimos la justicia y por la causa de Cristo, y es posible que se diga de nosotros que encontramos gracia ante los ojos de Dios. Si hemos de ser contados entre los muertos honrados en la historia de la civilización, que las palabras de nuestros epitafios sean las mismas palabras, simples habladas de Noé: “… y él caminó con Dios.”

Comentarios de Facebook

Comentarios

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.