Lea el Libro de Ester, ahí muestra como por amor de su pueblo Ester fue valiente al entrar a ver al rey, su esposo, sin ser llamada, lo que por decreto implicaba ser castigada con la muerte, pero halló gracia delante del rey y pudo evitar la muerte de su pueblo y descubrir a quien estaba tramando exterminar al pueblo judío. La historia cuenta que el pueblo fue salvado y decidieron celebrarlo por perpetuidad.

Esther 9:20-22 y 27-28 “20Y escribió Mardoqueo estas cosas, y envió cartas a todos los judíos que estaban en todas las provincias del rey Asuero, cercanos y distantes, 21ordenándoles que celebrasen el día decimocuarto del mes de Adar, y el decimoquinto del mismo, cada año, 22como días en que los judíos tuvieron paz de sus enemigos, y como el mes que de tristeza se les cambió en alegría, y de luto en día bueno; que los hiciesen días de banquete y de gozo, y para enviar porciones cada uno a su vecino, y dádivas a los pobres. 27los judíos establecieron y tomaron sobre sí, sobre su descendencia y sobre todos los allegados a ellos, que no dejarían de celebrar estos dos días según está escrito tocante a ellos, conforme a su tiempo cada año; 28y que estos días serían recordados y celebrados por todas las generaciones, familias, provincias y ciudades; que estos días de Purim no dejarían de ser guardados por los judíos, y que su descendencia jamás dejaría de recordarlos.”

El punto no está en si lo celebra o no, sino si entiende lo que el amor y la amistad entre las personas significa para Dios. Le aseguro que en un regalo no está el verdadero amor, pero tampoco en no darlo está la falta de amor, es decir, un regalo no significa amor o amistad y la falta de un regalo no significa la falta de amor o la falta de amistad.

Ahora, ya entendidos de esto, en nuestros días al día catorce del segundo mes del año, en nuestro caso al 14 de febrero se le ha dado en llamar el día del amor y la amistad y nosotros los cristianos podemos aprovechar eso para mostrarle al mundo lo que sí es el verdadero amor y la verdadera amistad, según el corazón de Dios.

El tema de hoy lleva por título: EL VERDADERO DÍA DEL AMOR Y LA AMISTAD
 

II            DIFERENTES TIPOS DE AMOR
Primero tengo que empezar diciéndole que en el idioma griego, que es el idioma en que está escrito el Nuevo Testamento, hay 4 y hasta 5 significados de la palabra amor, los cuales vamos a conocer hoy:

Amor Xenia.- Este es el amor que se practica en la hospitalidad, es el amor hacia los huéspedes, aún desconocidos, que en la antigüedad tenía mucha importancia.

Amor Eros.- Es el amor de hombre a mujer y de mujer a hombre, que tiene que ver con la belleza exterior e interior. Por ejemplo, la palabra enamorarse tiene su origen en la palabra eros.

Amor Phileos.- Este es el amor de amigos, es un amor desapasionado que expresa fidelidad, lealtad e igualdad.

Amor Storge.- Este es el afecto natural que siente un padre por sus hijos o los hijos por su padre, y  entre familiares. El amor natural hacia la familia se define en griego como amor storge.

Amor Ágape.- Es el amor espiritual de Dios hacia los hombres y de los hombres hacia Dios o hacia otros hermanos parte del pueblo de Dios.
 

III           EL AMOR CRISTIANO NO SON SENTIMIENTOS.
Estas palabras que significan amor, tales como xenia, eros, fileos y sortge, expresan una emoción, un sentimiento. Son palabras que se refieren al corazón y que ponen de manifiesto una experiencia que nos toma de improviso, sin buscarla, casi inevitablemente y hasta inconsciente.

Es decir, no podemos impedir amar a nuestros padres o hijos, es automático, aún no nacen y ya amamos a los hijos y nietos, tampoco a nuestros parientes (la sangre llama) y a nuestros amigos. El enamorarse de alguien no es ninguna proeza; es algo que sucede y casi no podemos evitar. No hay ninguna virtud particular en el hecho de enamorarse de alguien, pues, para ello, poco o nada consciente tenemos que hacer. Simplemente, sucede.

Ágape, es el amor cristiano.
Pero ágape implica mucho más. Ágape tiene que ver con la mente. No es una mera emoción que se desata espontáneamente en nuestros corazones, sino un principio por el cual vivimos deliberadamente, una conquista deliberada, una proeza de la voluntad.

(NVI) Juan 13:34-35 “Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros.”

El amor que Dios nos pide es una orden, un mandato, no el resultado de un sentimiento.
Ahora, déjeme decirle algo, encontré un detalle importante con todos estos significados que tiene la palabra amor al momento de estudiar la Escritura para preparar el tema de hoy. Yo esperaba encontrar en versículos que enseñan que el marido debe amar a su mujer, que la esposa debe amar al esposo, que los hijos y los padres llegará un día donde Dios hará volver sus corazones unos a otros, etc., pensé que encontraría la palabra griega que describe cada tipo de amor, pero cuál fue mi sorpresa que la Biblia usa para describir todos estos tipos de amor, la misma palabra ágape.

Casi 250 veces la palabra Ágape es mencionada en la Biblia para expresar todo tipo de amor, por ahí sólo unas cuantas veces la palabra phileos y dos la palabra storge, nunca usa la palabra eros, por el significado cultural denigrante que desde esos tiempos se había hecho ya de la palabra eros, el erotismo, se consideraba una manera baja y humillante del amor, entonces entendí que el amor que Dios quiere que practiquemos en todas las áreas de nuestra vida, es el amor ágape, este es el amor cristiano.

El amor entre esposos debe ser el amor ágape, entre padres e hijos, entre familiares, entre hermanos  y por supuesto entre su iglesia, el único amor que Dios nos pide que tengamos es el amor ágape.

IV           ¿QUÉ SIGNIFICA EL AMOR ÁGAPE?
¿Cuál es, pues, el significado del amor ágape?  Vamos a la explicación más completa que viene en la Biblia.
(NVI) Mateo 5:43-48 “43 Ustedes han oído que se dijo: “Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo.” 44 Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen, 45 para que sean hijos de su Padre que está en el cielo. Él hace que salga el sol sobre malos y buenos, y que llueva sobre justos e injustos. 46 Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa recibirán? ¿Acaso no hacen eso hasta los recaudadores de impuestos? 47 Y si saludan a sus hermanos solamente, ¿qué de más hacen ustedes? ¿Acaso no hacen esto hasta los gentiles? 48 Por tanto, sean perfectos, así como su Padre celestial es perfecto.”

Ya dijimos que ágape se relaciona íntimamente con la voluntad. Es una conquista, una victoria, una proeza. Ahí se nos manda amar a nuestros enemigos. ¿Para qué? Para que seamos como Dios, que hace caer su lluvia sobre justos e injustos, sobre buenos y malos.

Es decir, al margen de cómo un hombre sea, Dios no procura para él sino su mayor bien. Eso es ágape, el espíritu que dice: “Sin importarme lo que un hombre, santo o pecador, me haga, nunca procuraré perjudicarlo ni vengarme. Jamás buscaré para él otra cosa que no sea lo mejor.” Es decir, amor cristiano, ágape, es benevolencia insuperable, bondad invencible.

Como ya hemos dicho, ágape no es meramente una ola de emoción; es una deliberada convicción que resulta en una deliberada norma de vida. Es una proeza, una victoria, una conquista de la voluntad. Ágape apela a todo el hombre para realizarse; no sólo toma su corazón, sino también su mente y su voluntad.
 
VI           EL AMOR ES ACCIÓN
Por eso la Biblia enseña que el amor está muy lejos de ser un sentimiento, el amor son acciones, el amor es hacer algunas cosas y dejar de hacer otras, pero tiene que ver con acciones, que implican pensamientos y voluntad, los sentimientos deben venir producto de las acciones y no al revés.

El amor es un acto de la voluntad, ¿Cuál voluntad? ¿La tuya o la mía?, no, la de Dios.
(NVI) 1ª Juan 4:20-21 “20 Si alguien afirma: «Yo amo a Dios», pero odia a su hermano, es un mentiroso; pues el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios, a quien no ha visto. 21 Y él nos ha dado este mandamiento: el que ama a Dios, ame también a su hermano.”

Sólo Dios ama sin ningún esfuerzo de voluntad porque él es en esencia amor.

V            CÓMO PODER TENER AMOR ÁGAPE
¿Cómo podemos tener amor ágape para todos y en todo tiempo?
(NVI) Romanos 15:30 “30 Les ruego, hermanos, por nuestro Señor Jesucristo y por el amor del Espíritu, que se unan conmigo en esta lucha y que oren a Dios por mí.”

El ágape humano, nuestro amor al prójimo, sólo puede ser producto del Espíritu Santo en nosotros.
(NVI) Colosenses 1:7-8 “7 Así lo aprendieron de Epafras, nuestro querido colaborador y fiel servidor de Cristo para el bien de ustedes. 8 Fue él quien nos contó del amor que tienen en el Espíritu.”

El agape cristiano es innatural en el sentido de que no es posible para el hombre natural. Un hombre podrá demostrar esta benevolencia universal, podrá ser purificado del odio, de la amargura y de la inclinación natural del ser humano a la enemistad, solamente cuando el Espíritu Santo tome posesión de él y vierta en su corazón el amor de Dios.

¿Es esto posible?
(NVI) Romanos 5: 5 “5 Y esta esperanza no nos defrauda, porque Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado.”

El ágape cristiano es imposible para el no cristiano, éste puede ver con absoluta claridad lo deseable que es; puede reconocer que es la solución de los problemas del mundo; puede aceptarla racionalmente, pero no podrá vivirla prácticamente hasta que Cristo viva en él.

La definición del amor.
Este es el amor que debe fluir en nuestra vida, el amor del Espíritu Santo en nosotros, el amor de Cristo en nosotros, por eso dice la Escritura define así al amor:
(NVI) 1ª Corintios 13:4-7 “4 El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. 5 No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. 6 El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad. 7 Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.”

Voy a hacer este ejercicio, donde diga las palabras “el amor” las cambiaré por su nombre,  escuche si se oye una verdad.

David es paciente, Miguel es bondadoso, Irma no es envidiosa, etc. ¿Verdad que no se escucha como algo cierto? Pero ahora pongamos el nombre de Jesús y escuchemos: Jesús es paciente, Jesús es bondadoso, Jesús no es envidioso, etc. Esto sí es una verdad.

Sólo poniendo a Jesús en nuestro corazón es que podremos acercarnos al amor ágape que Dios nos enseña que debemos tener.
 
VI           EL VERDADERO DIA DEL AMOR Y LA AMISTAD
Como conclusión podemos decir que el verdadero día del amor y la amistad para un cristiano es cualquier día en el que pudiste poner el amor ágape delante de cualquier expresión de amor, sea eros, sea fileo, o sea storge, es decir, el amor entre esposos debe ser un amor ágape eros, el amor entre amigos debe ser un amor ágape fileos, entre padres e hijos un amor ágape storge.

En este tiempo de celebración de amor y amistad, hagámonos amigo de Jesús y podremos tener el amor ágape en nosotros.
Juan 15:14 ” Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando.”

Fuente