Luego de las vacaciones navideñas, millones de estudiantes retornan a las aulas en los Estados Unidos… entre ellos, 13 millones de alumnos hispanos. Pero, líderes cristianos latinos están preocupados porque muchos de ellos no terminan la secundaria. Es por eso, que motivan a los pastores a hablar sobre la educación, desde el púlpito.

Cuando se trata de alta deserción escolar, los estudiantes hispanos van a la cabeza.

El trece por ciento no termina el segundo ciclo de estudios, comparado con un ocho por ciento de negros y el cuatro por ciento de blancos.

Jeny Martínez dice sentirse sola al considerar ir a la universidad.

“Recuerdo ir a la secundaria y no habían muchos latinos graduándose, muy pocos tomaban clases avanzadas”, dijo Martínez.

La brecha educacional hispana se ha convertido en prioridad para muchas iglesias. Ellos creen que los seguidores de la educación cristiana deberían estar en todos los sectores de la sociedad, para así esparcir el evangelio.

“Nuestro mensaje es que esto es importante para nosotros, una prioridad. Somos sal y luz y embajadores del Reino de Dios. Necesitamos terminar nuestra educación. Debemos no solo ser pastores, misioneros y evangelistas, sino convertirnos en abogados, doctores, gobernadores y senadores”, indicó Tony Suárez, de la Conferencia de Liderazgo Nacional Hispano.

El reverendo Tony Suárez ayuda a promover una nueva campaña educativa, dirigida por la Conferencia de Liderazgo Nacional Hispano, el cual representa 40 mil iglesias. Él admite que los retos son grandes.

“Creo que algo tiene que ver con el tema migratorio. Algo tiene que ver con padres que han sido deportados, madres solteras criando a sus niños, hijos que dejan los estudios para trabajar porque su padre no está en casa. Algunos de ellos, nunca han tenido un pariente que se graduara de la secundaria, entonces no hay modelos a seguir”, precisó Suárez.

Las buenas noticias son que la Iglesia puede jugar un papel único para ayudar a familias a mantener a sus hijos en el sistema educativo.

“La iglesia es la influencia más poderosa que muchas de estas familias tendrán jamás. Es un lugar donde están unidos, un lugar que influencia su pensar y cómo actúar”, comentó Mike Huckabee, ex gobernador de Arkansas.

El autor Mike González dice que investigaciones demuestran otra relación clave entre la iglesia y la escuela.

“La asistencia a la iglesia es un mejor indicador de cómo un niño se desempeñará en la escuela, aun si no es una escuela dominical, que el color de su piel”, expresó González.

María Rodríguez atribuye a otros creyentes en su iglesia, en los suburbios de Washington, el alentarla a sacar su maestría.

“Lo que realmente me inspira de mi congregación es que tenemos un espíritu de excelencia y le damos a Dios lo mejor de nosotros”, indicó Rodríguez.

Rodríguez también espera que su meta ayude a inspirar una nueva generación.

“Actualmente, trabajo con los jóvenes de nuestra iglesia y sé que ellos al ver, “Ey, María lo hizo, ella puede hacerlo”, ellos se sientan motivados a decir, “¿Sabes qué? Yo también puedo”, dijo Rodríguez.

Y tal vez eso permita dirigir más jóvenes hispanos a seguir en la secundaria y buscar un mejor futuro.

Fuente