Una madre es capaz de tener las fuerzas suficientes para llevarte nueve meses en su vientre.

Es capaz de soportar las desavenencias y dolores al momento de traerte al mundo.

Es capaz de no dormir cómodamente ni lo suficiente, para velar tus sueños alegremente.

Una madre es capaz de salir bajo las más grandes tormentas, para aliviar tu dolor cuando te enfermas.

Es capaz de tener la paciencia nunca antes soñada, para llevarla contigo hasta dar tus primeros pasos, tu primera palabra.

Es capaz de aprender nuevamente lo que una vez vivió, sólo para ayudarte en tus tareas.

Es capaz de sacrificar muchas cosas con tal de ver realizar tu más grande deseo.

Es capaz de disfrazar una lágrima con una alegre sonrisa, tan sólo por no preocuparte.

Una madre es capaz de dar el más sabio consejo, si tan sólo tú se lo pides.

Es capaz de ser amiga y madre al mismo tiempo.

Es capaz de sentir si estás en peligro y algo no te conviene, aunque tú a ella no se lo digas; ella lo siente.

Es capaz de enfrentarse hasta al más grande monstruo, el más horrible de los peligros por tan sólo defenderte y protegerte.

Es capaz hasta si es preciso, dar por tí la vida con tal de que seas feliz y darte oportunidad para que vivas.

Como lo hizo desde el comienzo, cuando supo que tú en ella estabas dentro.

¿Sabes de lo que es capaz una madre?

Es capaz de hacerle pronunciar a un pequeño bebito la más dulce palabra y luego enseñarle hasta que esté adulto el significado de esa palabra.

“M A M A”

Si tienes una madre, haya sido como haya sido, recuerda que fue la mejor madre que hayas tenido, porque fue capaz de hacer muchas cosas por tí.
Si eres una madre, te felicito porque haz sido capaz y lo serás por el resto de tu vida.