REFLEXIÓN PARA MINISTERIOS DE A/A: Canciones Conocidas en una Forma Distinta – Parte I

Gracias le doy a Dios por otra oportunidad de compartir algunas ideas que espero le sean de ayuda en sus ministerios de alabanza y adoración.  En esta oportunidad, hemos decido dividir en dos partes este artículo para que no sea demasiado extenso. Así que en esta primera parte solamente nos limitaremos a introducir el tema.  Para la segunda parte, entraremos más a fondo al tema de los arreglos. Bien, tengo en mi corazón el deseo compartir una de las formas más fáciles de hacer su propia versión o arreglo de una canción y de las razones para sustentar ciertos cambios.  En nuestros seminarios técnicos-ministeriales hacemos mucho énfasis en la creatividad musical. Siempre nos gusta compartir algunas ideas que ilustren lo que deseamos transmitir. Creemos que nuestro Dios es creativo, por eso El nos ha creado a todos de forma distinta y variada, tanto interna como externamente.

Cuando tengo la oportunidad de ministrarle a Dios a través de la música, me gusta mucho agregarle alguno que otro elemento nuevo a las canciones.  Ese elemento es simplemente algo que le dé un nuevo color o sonido a lo que estemos cantando.  Para esto recurro a lo que en la música se conoce como arreglo musical.

Existen muchas formas de hacer un nuevo arreglo musical a una canción, entre ellas podemos mencionar:

1)     Re-armonizaciones: en lenguaje simple esto significa cambiar los acordes y sus respectivas funciones para modificar el matiz y sentimiento de la canción.  Este es un muy buen método, pero requiere de cierto nivel de entrenamiento y conocimiento armónico. Al utilizar esta herramienta es necesario considerar tanto los nuevos acordes y sus funciones, y por consecuencia las nuevas progresiones, ya que pueden llegar a sonar fuera del estilo musical que se desee interpretar.

2)     Cambio del estilo musical de la canción: Esta forma de hacer un arreglo musical es correcta, siempre y cuando la canción te lo permita, y también tengas los instrumentos necesarios como para tener un sonido “decente” dentro del nuevo estilo musical.  Obviamente, debes de contar con músicos que tengan las habilidades y técnicas necesarias para hacer dicha transición. Es decir que sean versátiles.

3)     Cambio del orden estructural de la canción: En palabras simples esto quiere decir que podemos cambiar el orden de inicio o final de la canción.  En lo personal, creo que esta es la forma más fácil de hacer un arreglo musical cuando así se considere apropiada. ¿Por qué cambiar el orden? ¿A qué me estoy refiriendo? Antes de continuar respondiendo a estas preguntas, creo que es prudente entender cuáles son las partes que componen una canción y a la vez cuáles son sus funciones, para así saber por qué a veces es bueno cambiar la estructura.

Las partes más comunes de una canción en la música occidental son las siguientes:

INTRO: Esta la introducción de la canción. Generalmente nos da una idea del tiempo, estilo y “ánimo” de la canción, aunque en ocasiones se utiliza como un contraste a la idea general que desea transmitir.

ESTROFAS  O VERSOS: Por lo general éstos cuentan una historia, amplían y explican la idea de la canción.

CORO: Es la parte que más se repite en la canción. Esta contiene la idea central que se desea transmitir y generalmente la melodía más pegadiza.  En las canciones de adoración y alabanza, esta parte tiende a representar el climax o momento de máxima intensidad en la adoración.

PUENTE O BRIDGE: Es una estrofa que se canta una sola vez y que tiene rasgos muy diferentes a las demás, es decir casi siempre tiene la armonía y la melodía de forma muy distinta para así servir de contraste a los versos y el coro. Es también una especie de oasis en donde el oyente descansa y se desconecta de la repetitividad de melodías y progresiones que tiene la canción.  El puente puede ser cantado o también puede ser instrumental. En ocasiones el puente presenta una conclusión a la idea central que se trata en la canción. 

FINAL: Esta es la parte final de la canción. Esta puede ser la misma introducción.  Cuando esto sucede,la INTRO, se le llama OUTRO.

Estas partes que les acabo de describir, son las principales de cualquier canción occidental que podemos escuchar, y dentro de éstas, obviamente, están las canciones que cantamos en nuestras iglesias. Para la próxima entrega, estaremos entrando en mayor detalle de una de las formas más prácticas de realizar arreglos y que puedes hacer dentro de tus tiempos de ensayo.

Si crees que este artículo puede ser de bendición a otros por favor siéntete libre en compartirlo.

Bendiciones.

Emmanuel De la Rosa Lendof
Director Proyecto BASES
Contacto: dilarossa@hotmail.com
www.facebook.com/proyecto.bases

Comentarios de Facebook

Comentarios

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.