Cuando Jesús llegó a ese lugar, levantó la vista y le dijo: «Zaqueo, apúrate y baja de allí, porque hoy tengo que pasar la noche en tu casa.» – Lucas 19:5 (RVC)

He viajado a más de cincuenta naciones y he visto a personas que viven en lujo y en pobreza. He conocido y trabajado con personas de todas las clases sociales, religiones, e ideologías. He aprendido que lo que más desean es amar y vivir, estar con amigos y familia, y proveer un mejor futuro para sus hijos. Pero nuestra percepción puede crear confusión cuando creemos que «nosotros» tenemos la razón y «los otros» están equivocados. Aunque podemos sentir compasión por otros, nos es muy difícil estar y hablar con ellos, como lo hizo Jesús con Zaqueo.

Jesús llamó a Zaqueo del árbol y fue a su hogar donde comió y estuvo con su familia. Jesús no le dijo que bajara del árbol para llevarlo a la iglesia local más cercana.

[Pq]Si vamos a seguir el llamado de Cristo, tenemos que ir donde está el pueblo.[/Pq]