Aléjate de todo aquello que te haga retroceder. Huir del mal no es de cobardes, sino de sabios.

Gálatas 6:7-8 “No se engañen. Cada uno cosecha lo que siembra. El que siembra para agradar a su naturaleza pecaminosa, de esa misma naturaleza cosechará destrucción; el que siembra para agradar al Espíritu, del Espíritu cosechara vida eterna”

El promotor de todo pecado y maldad es Satanás. Miles de años atrás Satanás, era la mano derecha de Dios, era el ángel más precioso, era el ángel que dirigía toda la alabanza, toda la adoración.

Era un ángel que tenía un gran potencial para captar todo el mover de Dios y trasladarlo a través de la alabanza y la adoración, se movía en ese mundo espiritual con gran revelación y sabiduría, estaba bien pegado a Dios.

La aparición del enemigo

En un momento determinado Satanás quiso ocupar el lugar de Dios y tomó la decisión de derrocarlo, su idea tuvo un fracaso rotundo y Dios lo expulsó del cielo cuando, se reveló en contra de la voluntad de Dios y arrastró a un tercio de todos los ángeles junto con él, les llenó la cabeza, le prestaron el oído y se fueron junto con Satanás.

Este ángel precioso que estaba al lado de Dios, que Lo escuchaba, que caminaba con Él, que ministraba la alabanza como nadie, un día decide transformarse en el enemigo número uno de Dios, ahora la pregunta es ¿por qué lo hizo?, ¿qué fue lo que le pasó? Tenía un lugar de privilegio, un ministerio y un accionar privilegiado al lado de Dios.

Lo que sucedió es que Dios le anuncia que la creación se iba a coronar con la creación del hombre y de la mujer, del ser humano.

Dios estaba creando al hombre con la finalidad de adorarlo, tu y yo hemos sido creados para ser adoración delante de la presencia del Señor, íbamos a ser desde la mirada del enemigo, competencia para él y el diablo no quiere competencia.

Dios decide que el hombre iba a tener un potencial ilimitado, nos íbamos a poder mover con autoridad, con dominio y con poder, tampoco esto le gustó, entonces empezó a generarse el odio.

El enemigo te odia: El diablo odia a la raza humana con gran odio, nos odia de tal manera que siempre busca la oportunidad de hacernos caer, es tanto el odio que tiene contra nosotros que siempre esta maquinando alguna manera de hacernos caer.

El enemigo odia la creación de Dios: Satanás en el mismo momento en que empezó a odiar todos los planes que venían de parte de Dios, allí comenzó su caída. El diablo no pelea con Dios ya que la lucha no es contra Dios, el diablo es como un insecto, al lado de un gigante todopoderoso como nuestro Señor y contra Dios nadie puede pelear, el pelea contra ti y contra mí, pelea contra la creación de Dios.

El diablo está detrás de todo lo malo, detrás de las guerras, detrás del cáncer, las enfermedades, detrás de las inseguridades, de las violaciones, de los robos, detrás de las discordias, de las drogas, el alcohol, detrás de todo pecado. El diablo maquina constantemente la manera de apartar la creación de Dios de su creador, maquina la forma de destruir nuestra vida, para que no vivamos las cosas maravillosas que Dios tiene para nosotros.

Dios creó al hombre y lo puso en el jardín del Edén, hasta allí se arrastro Satanás lo tentó encubiertamente, lo engaño y la humanidad cayó en la trampa, a partir de ese momento, todo lo que Dios le delego al hombre paso a manos del diablo, debido a la desobediencia de Adán y Eva.

Cuatro problemas que causo la desobediencia.

1. Problemas espirituales:

Cada vez que una persona cae en algún pecado, es porque primero cayó en la tentación. Lo primero que aparece son los problemas espirituales, antes de haber entregado nuestra vida al señor estábamos bajo la muerte espiritual, solo a través de Jesús podemos alcanzar la VIDA.

2. Problemas interpersonales:

Caín y Abel, hijos de Adán y Eva se van a hacer famosos porque entraron en una disputa y uno terminó matando al otro, porque cuando hay pecado, hay malas relaciones, hay desconfianza, esto es otra consecuencia del pecado.

3. Problemas naturales:

La tierra termina siendo maldecida aparecen las pestes, las inundaciones, los terremotos ,todo lo que va afectando y hasta hoy en día pareciera que las cosas están peor por las consecuencias de haberle dado lugar al pecado.

4. Problemas internos:

La tristeza, el dolor, la angustia, la culpa, todo lo que hace que tu vida no vaya ni para atrás ni para adelante, la tristeza, el odio, rencores y pecados nos alejan de nuestro creador.

Satanás sigue haciendo todo lo posible por destruir la creación de Dios, lo hace de una manera disimulada, usa formas sutiles.

Mete el pecado como algo normal, algo cultural y aun el enemigo está tratando de introducir dentro de la iglesia de Jesucristo el creer que lo que es pecado delante de Dios, es algo normal , que no pasa nada si desobedeces a Dios.

COMO VENCER EL PECADO

Lo primero que tenemos que hacer es huir, el enemigo siempre te va a estar mandando carnadas para que vos piques y quedes enganchado en el anzuelo, y lo va a hacer en tus mejores momentos, la mayoría de las veces no te va a mandar el ataque cuando estas mal, sino en los mejores momentos.

Jesús había recibido toda la presencia de Dios, se bautizo, fue al desierto, entonces ahí es donde vino el enemigo a tentarlo. El enemigo quiere tentarte en tus mejores momentos. Tienes que saber de qué lugares tienes que huir, si tuviste problema con las drogas, el alcohol, la prostitución, la pornografía, hui de todo lo que tenga relación con ello.

Aun tienes que saber de qué amistades tenes que huir, aléjate de todo aquello que quiera hacer que el enemigo te tiente y vuelvas para atrás. Huir del mal no es de cobardes sino de sabios.

Me voy a llenar de todo lo bueno de Dios, palabras de Dios, promesas del Señor, para que el enemigo no vuelva a tener autoridad para venir a tentarte, la biblia dice que: “nuestra lucha, no es contra carne y sangre”, lo espiritual se vence con lo espiritual, llénate de la palabra de Dios, de la alabanza, de la adoración para que puedas declarar y decretar palabra de Dios, palabra de bendición y milagros del Señor para tu vida. Cuando estás en problemas cuando hay tentación, busca a la persona adecuada, es decir, busca a tu líder, busca a tu pastor.

Levantar vallado, tienes que levantar un cerco espiritual alrededor tuyo, ¿de qué manera lo vas a hacer?, a través de la oración, lo vas a hacer a través de tener a alguien con quien puedas conversar las cosas que te están pasando, pero también lo vas hacer cuidándote, tu sabes donde hay áreas que tienes que cuidarte, hay persona de las cuales tienes que alejarte para que puedas levantar ese vallado de protección alrededor de tu vida. Tienes que buscar alguien a quien rendirle cuentas, alguien con quien hablar de las cosas que te pasan, hay cosas intimas que no se las puedes estar contando a cualquiera, pero alguien que sea de tu confianza, y que te pueda ayudar para resolver tus cosas.

Tengo que tomar mi cruz, dijo Jesús, toma tu cruz y sígueme, ¿qué significa tomar la cruz? Tengo que morir cada día a esa naturaleza pecadora, cada día tenemos que aprender a crucificar esos malos deseos, todos los tenemos, porque somos seres humanos , todos tenemos tentaciones, no te sientas mal, porque pases por tentación, porque tentación es tentación y pecado es pecado, la tentación no es pecado, es el paso previo. Lo que hagas con la tentación es lo que va a determinar que sea pecado o que haya quedado solo en una oferta del diablo que siempre será tentadora y linda, al principio parece buena , pero te debilita, te enferma y te mata. Porque busca tu destrucción, entonces nosotros tenemos que aprender a decir NO, a tomar nuestra cruz y seguirlo, tomar nuestra cruz y morir, cada día en esas aéreas donde la tentación quiere venir en contra de nuestras vidas.

EL ENEMIGO SOLO PUEDE TENER SOBRE NUESTRAS VIDAS LA AUTORIDAD QUE NOSOTROS LE CEDAMOS.

Oración: Señor te doy gracias porque en los momentos de mayor tentación me acompañaras y me libraras del mal. Sigo avanzando asía la meta, nada me detendrá.