Niña es declarada legalmente muerta pero sus padres se apoyan en su Fe

El caso de Jahi McMath, una niña de 13 años de edad, está recorriendo el mundo, quien tras someterse a una intervención quirúrgica el pasado 9 de diciembre para una inofensiva extracción de las amígdalas en el Hospital Infantil de Oakland, California, resultó en muerte cerebral.

Al parecer la pequeña fue sometida a una amigdalectomía para tratar la apnea del sueño que padecía y que hacía que tuviera dificultades para respirar mientras dormía. Tres días después de la intervención las cosas se complicaron y la niña fue declarada por los médicos que la atendieron en estado de muerte cerebral.

Ante tal situación los padres se negaron a que los médicos desconecten a la pequeña de los aparatos que la mantienen con vida. Sin embargo, Evelio Grillo, uno de los jueces que examinó el caso, dio la razón a los médicos y les autorizó a que desconectaran a Jahi el pasado 31 de diciembre, aunque finalmente extendió el plazo hasta el próximo 7 de enero de 2014.

El caso despertó el apoyo de varias organizaciones hacia los padres de Jahi, quienes declararon: “Tenemos nuestras fuertes convicciones religiosas y nuestras creencias y consideramos que en este país un padre tiene el derecho a tomar decisiones sobre la existencia de su hijo, no un doctor… Y menos aún un doctor que causó la muerte cerebral en primer lugar”, aseguró en un comunicado la familia de Jahi.

ondaexclusiva.com

Comentarios de Facebook

Comentarios

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.