REFLEXIÓN – Desde que se inventaron las excusas

“Es que, fue sin querer queriendo”. El chavo

¿Recuerdan al famoso personaje de “El chavo del 8”? Personaje qué interpretaba el genio, Roberto Gómez Bolaños. Cada vez que hacia una travesura siempre buscaba una escusa para evadir su responsabilidad o la falta de ella. Igualmente hay muchos por allí que en lugar de enfrentar su responsabilidad la evaden con un, “Es que”

Es que, no tengo tiempo. Es que, se me olvido. Es que, a mi no me enseñaron. Es que, no puedo. Es que, es muy incómodo. Es que, no es divertido. Es que, no tengo…es que…excusas, excusas!

La palabra nos enseña a cerca de este tema. Mateo 5:37 (NVI)

37 Cuando ustedes digan “sí”, que sea realmente sí; y cuando digan “no”, que sea no. Cualquier cosa de más, proviene del maligno. (Énfasis mío)

Tu palabra, aunque seas joven, debe tener peso. !Debe tener valor! Así, como en los tiempos antiguos, la palabra era “la palabra”. Cuando alguien empeñaba su palabra, la cumplía o moría en el intento.

Me cuesta entender, como a muchos se les hace tan fácil no cumplir sus compromisos. No llegan a las citas cuando a alguien le dijeron; “Sí voy, allí estaré”, “cuenta conmigo”, “si, yo te llamo”, “si, yo te los envío”, “no, no te preocupes, ya lo tengo listo”… En fin, que vergüenza encontrarse con gente que no tiene responsabilidad a lo que se compromete.

Que tu sí sea si, y que tu no sea no

Por qué, por muy simple o insignificante que parezca, si respondiste “Si”o “No”, ¡cumple!

He aprendido que cuando una persona me da su palabra, “le creo”. El beneficio de la duda existe. Hasta que pasan horas, días o inclusive meses cuando dejaron de cumplir su palabra. Vivir sin excusas
Por ejemplo: le pregunto a alguien ¿puedes ayudarme en esto?, ¿puedes comprometerte?, ¿puedo confiar en ti? Si me responden si o no, yo les creo. Aquí el detalle. Si pasan días o semanas y no tengo noticias de lo que me respondió, o no lo recibo en la fecha y hora que me dijo, me doy cuenta que no es una persona CONFIABLE. ¿Porqué? Porque faltó a su palabra.

“Tu palabra te representa y habla de ti, más que un anuncio de revista”.

Ten cuidado la próxima vez que respondas o te comprometas a algo. “Las personas confiables, son valiosas. Muchas veces, lo que te va abrir puertas más que talento e inteligencia, será tu confiabilidad”.

Probablemente, te has preguntado. ¿Por qué Dios no me utiliza para llenar estadios, para sanar enfermos, para estar frente a una iglesia multitudinaria?, ¿Por qué escogieron a otro para ese puesto, si yo tengo más tiempo que el en la empresa?, ¿Por qué? Por qué quizás no seas una persona “confiable”. Sino lo eres para los hombres, difícilmente creo lo podrías ser para Dios.

No más excusas si quieres que Dios utilice tu vida. No más excusas si deseas ser un joven con puertas abiertas. Que tu sí sea SI, y que tu no sea NO.

Oh, ES QUE…¿No me explico?

Con aprecio,
Misael Coto

Fuente: buenasnuevaspr.com

Comentarios de Facebook

Comentarios

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.