Cerca de 40 agentes de seguridad (NISS) detuvieron a Ibrahim -junto con su marido, Daniel Wani y sus dos hijos- en el aeropuerto de Jartum la tarde del pasado martes, cuando se disponían a viajar a Estados Unidos apenas 24 horas después de haber sido liberada del corredor de la muerte, donde estaba por ser cristiana.

Meriam Ibrahim

La BBC informó que ella y su familia  habían sido puestos en libertad de nuevo , pero estaban “detenidos temporalmente, por unas horas, debido a cuestiones relacionadas con sus documentos,” declaraba Marie Harf, portavoz del Departamento de Estado de EE.UU. “El gobierno de Sudán nos ha asegurado que Meriam Ibrahim y su familia están a salvo”, añadió Harf. “EE.UU. está trabajando con Sudán para garantizar su salida segura del país” afirmó Harf.

  Previamente, un funcionario superior sudanés había explicado que Ibrahim es de Sudán del Norte pero estaba usando documentación de Sudán del Sur que se le había facilitado como solución transitoria con una visa de EE.UU., lo que impedía que saliera del país legalmente.

  RETENIDA EN JARTUM

  Pero en información posterior, la propia BBC informaba que  Meriam Ibrahim permanecía retenida en una comisaría de Jartum, a la espera de que se resuelva el problema con su documentación  para que pueda abandonar el pais, según informó su abogado también a la BBC.

  La Autoridad Nacional de Seguridad e Inteligencia de Sudán ha presentado una denuncia contra ella, acusándola de obtener un documento de viaje falso. Una acusación grave que puede suponer hasta cinco añois de cárcel.

  La embajada de Sudán del Sur en Jartum dice que los documentos de viaje son legales ya que su esposo es un cristiano originario de Sudán del Sur, que además cuenta con la nacionalidad norteamericana.

  Así pues, en este momento podría tanto solucionarse el problema de la documentación de Meriam y salir de Sudán, como quedar detenida para ser juzgada por “usar documentación falsa”, un motivo a todas luces absurdo pero que podría ser utilizado legalmente.

  ANÁLISIS: ¿POR QUÉ ESTOS VAIVENES?

  Meriam Ibrahim fue sentenciada en el pasado mes de mayo a la horca por “apostasía del islam” (aunque siempre había sido cristiana) al aplicarle la “sharía”, ley islámica vigente en Sudán que considera islámicos a los hijos si el padre lo es (el de Ibrahim les abandonó de pequeña, pero era musulmán).

  Este hecho desató una indignación generalizada en el país y en el extranjero creando una enorme presión internacional.

  Según opina James Copnall, ex corresponsal de la BBC Sudán, la Inteligencia y Seguridad Nacional de Sudán (NISS) que detuvo en el aeropuerto a Meriam es un órgano extremadamente poderoso, que interviene con frecuencia en la política sudanesa.

  En su opinión es muy posible que al NISS no le gustó la decisión de liberar a Meriam Ibrahim, y por eso decidió detenerla en el aeropuerto junto a su familia, al menos como gesto de no claudicar ante el resto del gobierno sudanés y la presión internacional.

  Sin embargo, dice, este grupo de seguridad no es una entidad homogénea y también es posible que una parte del NISS aceptó la liberación de Ibrahim, mientras que otra sección no la quería y está luchando por retenerla en prisión.

Fuente: ProtestanteDigital