Aunque Estados Unidos es una de las naciones más ricas del mundo, uno de cada cinco niños estadounidenses viven por debajo del umbral de la pobreza, según estudios.

A la luz de esa sombría estadística, políticos evangélicos y católicos influyentes se unieron al presidente Barack Obama en una cumbre de la pobreza en Washington el martes.

Su objetivo es encontrar puntos de acuerdo entre legisladores conservadores y progresistas que beneficiarán “a uno de estos”.

El presidente dijo que parte del problema son las personas que los medios de comunicación escogen para representar la ayuda que reciben del gobierno.

“Van a encontrar gente que me vuelve loco. No sé dónde los encontraron. Ellos dicen: ‘No quiero trabajar, quiero un teléfono gratis’. Y ese es todo su argumento”, dijo Obama.

Obama dijo que sus creencias cristianas le dicen que es importante guiar a los jóvenes y hacer donaciones de caridad. Pero también quiere influir en las políticas que pueden reducir la pobreza en Estados Unidos.

Fuente