Todo comenzó hacia el mediodía.

Entonces, el hombre que ha perpetrado el peor tiroteo en la historia del estado de Texas, en Estados Unidos, se encontraba en una gasolinera a punto de dirigirse hacia una iglesia con un rifle de asalto.

Mató a al menos 26 personas e hirió a otras 20 por razones que se desconocen. Él también falleció en el incidente.

A continuación realizamos un breve relato cronológico de los acontecimientos en base a la información difundida por las autoridades locales y datos de la iglesia donde se produjo el incidente.

Parada en la gasolinera

A las 11:20 hora local, el supuesto atacante es visto en una estación de gasolinade la cadena Valero, en la pequeña localidad de Sutherland Springs, de unos 400 habitantes.

Va vestido todo de negro.

Poco después, cruza la calle en su vehículo hacia la Primera Iglesia Bautista, donde poco antes había comenzado la misa matutina del domingo.

Camino hacia la iglesia

El atacante sale de su auto y comienza a disparar hacia la iglesia.

Se dirige a la parte derecha del templo y continúa disparando.

Entonces, decide entrar.

En la iglesia, dispara a los creyentes que asistieron a la misa. Allí mismo mueren 23 personas.

Dos hombres lo persiguen

Dos hombres están siendo aclamados como héroes por confrontar y perseguir al agresor.

El agresor sale de la iglesia y en la calle se topa con un vecino de la zona, que le confronta.

El residente agarra su rifle y se enfrenta a él, lo que provoca que el agresor tire su arma de asalto e intente huir en su auto.

Johnnie Langendorff le dijo a medios locales que persiguió al atacante tras ver a “dos hombres intercambiando disparos”.

“El atacante… huyó en su vehículo, el otro hombre vino y dijo que teníamos que perseguirlo“, le dijo a la televisión local Ksat.com.

Dijo que manejaron a más de 150 km/h hasta que el atacante perdió el control de su coche -a la altura del límite entre el condado de Wilson, al que pertenece Sutherland Springs, y el de Guadalupe- y chocó. “Llevamos a la policía hasta él”, agregó. “Todos los demás se dirigían a la iglesia”.

Las autoridades le encuentran muerto en su vehículo. Se desconoce si se suicidó o murió por los disparos del residente que se enfrentó a él al salir de la iglesia.

En el automóvil hallan más armas de fuego.

Se desconocen los detalles del hombre que persiguió al atacante junto a Langendorff.

 

Leer más: 26 muertos y más de 20 heridos en un tiroteo en iglesia de Texas