Dos jóvenes deciden hacer sonreír a las personas que viven en las calles. Para tal cometido, compran comida, ropa y les dan dinero. Ningún acto de bondad, por pequeño que sea se desperdicia. Actos que son dignos de imitar.

* “Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él?” 1 Juan 3:17

* “Si ayudas al pobre, le prestas al Señor, ¡y él te lo pagará!” Proverbios 19:17

Fuente