Jimmy Morales, el comediante con estudios en teología asumió este jueves la presidencia de Guatemala y deberá lidiar con una sociedad cansada de actos de corrupción y de su clase política.

El nuevo mandatario iniciará su mandato en medio de la expectativa de la población que espera que no solamente ponga fin a la corrupción sino que también responda a sus necesidades urgentes y cumpla las promesas de campaña que hizo.

Presidente Guatemala

En breves entrevistas con medios radiales Morales dijo “estoy feliz. Qué Dios nos dé la sabiduría y el valor para dirigir Guatemala”.

Previo a la toma de posesión, Morales se reunió con el vicepresidente estadounidense Joe Biden, con quien tuvo un encuentro sobre temas de migración con los presidentes del triángulo norte de Centroamérica, que incluye El Salvador, Honduras y Guatemala.

El mandatario guatemalteco también tuvo un encuentro con el presidente costarricense, Luis Guillermo Solís.

El ex vicepresidente guatemalteco Eduardo Stein (2004-2007) dijo a periodistas que Morales deberá hacer enfocarse en a hacer cambios para la transparencia “y deberá escuchar a la población”.

Morales es el octavo presidente civil electo al concluir en 1996 los 36 años de una cruel y sangrienta guerra en el país.

El nuevo mandatario de Guatemala tuvo una entrevista exclusiva con Mundo Cristiano, en la que habló temas de la Iglesia.

“El rol de la Iglesia Cristiana es ser la novia del cordero, por lo tanto debe tener una función específica de servicio y de entrega. También tiene que evangelizar y hacer todo el tema de capacitación y de perfeccionamiento de los talentos de las personas. Así que la función es bastante amplia, y si es cumplida yo creo que estará cumpliendo su total función”.

Además dejo en claro que es un conservador, oponiéndose al matrimonio homosexual, al aborto y la legalización de la marihuana.

“De acuerdo a mi creencia, a mi ideología, yo sí tendría que vetar éste tipo de leyes. No creo que en Guatemala se lleguen a dar por el mismo pensamiento conservador de Guatemala, en caso se aprobara en el Congreso mi posición sería en contra”, dijo Morales.

Morales era considerado inicialmente un candidato poco conocido, por lo que su triunfo es considerado por muchos un milagro.

La Iglesia guatemalteca jugó un rol trascendental para que la situación política del país llegara a feliz término, sosteniendo reuniones de oración cada sábado en la mañana en el parque central.

El movimiento “Guatemala Ora” movilizó a más de 700 iglesias en oración y ayuno. Por 40 días oraron por una solución pacífica a la crisis.

“Yo creo que Dios metió su mano… y es milagroso lo que ha sucedido. El unirnos como iglesia y clamar a una sola voz. La oración eficaz del justo dice, puede mucho. Y la oración de todos los que nos unimos Dios la escuchó”, dijo el pastor Marco Antonio García, de “Guatemala Ora”.

FUENTE