En Guatemala, la comunidad evangélica celebró un culto de acción de gracias para orar por las nuevas autoridades del país. El pasado 14 de enero se realizó la toma de mando del nuevo presidente de Guatemala, Jimmy Morales.

“Queda usted legal, legitima y solemnemente en posesión del cargo del presidente de la República para el periodo constitucional 2016- 2020”, dijo Mario Taracena, presidente del Organismo Legislativo de la República de Guatemala.

La Iglesia Evangélica de Guatemala organizó en la Fraternidad Cristiana el cuarto Tedeum Evangélico, como reconocimiento a la absoluta dependencia de Dios, acción de gracias y oración por el nuevo presidente, vicepresidente y equipo de trabajo.

“Este es el cuarto servicio cristiano evangélico que realizamos en cumplimiento bíblico”, comentó Jorge H. López, pastor general de Fraternidad Cristiana de Guatemala.

El pastor Jorge H. López enfatizó con base en el Salmo 101, la adecuada forma de gobernar, y como el nuevo presidente encontraba una Guatemala distinta, que podría sobrellevar cualquier adversidad de la mano de Dios.

“Ahora tenemos que unir fuerzas espirituales y naturales para caminar juntos hacia el común objetivo de hacer que todos en Guatemala vivamos con seguridad, paz y prosperidad”, expresó López.

Empleando estadísticas el presidente Morales exhortó al pueblo cristiano a ser protagonista de los cambios que necesita el país.

“Más del 95% de la población guatemalteca es cristiana, pero tenemos un 52%

… no me aplauda porque ahorita viene la pedrada, pero a pesar de eso, tenemos un 52% de nuestros niños desnutridos. ‘Me viste con hambre y no me diste de comer'”.

Reiteró que los cambios no son solo de Gobierno, sino también de la población. Por otro lado, Morales declaró que será un funcionario al servicio de los guatemaltecos.

“Es que no es más grande quien tiene más a su servicio si no aquel que puede servir a más. Tengo el privilegio de ser el presidente constitucional de la República de Guatemala, lo que me convierte en el servidor más grande, si lo hago bien”, precisó Morales.

El presidente Morales, afirmó que dentro de cuatro años finalizará con la frente en alto diciendo “he sido un buen siervo, porque hice lo que debía hacer”.

Fuente