Dan Janzen, encargado de la misión, junto a PIONEERS USA están velando por el bienestar de las familias, sobre todo por los niños pues el valor de los alimentos ha caído y la comida no alcanza para toda la familia, la ONU tiene problemas para conseguir alimentos y adultos y niños mueren de hambre lentamente.

Sólo el 25% de todo el país sabe leer y escribir. Un número de niños han tenido que abandonar la escuela para proporcionar alimentos, algunos se distraen demasiado por el hambre, otros han sido separados de sus familias para asistir a un internado en otro país.

“Estamos comenzando un nuevo equipo, nos gustaría formar un equipo internacional, interdisciplinario para evangelizar y dar salud a la comunidad para que vuelvan a abrir dos escuelas que nos han dado. La educación va a ser una gran diferencia en las personas pues va a unir a las familias”, expresó Janzen.

Tanto las escuelas y la salud de la comunidad van a descansar sobre la base del Evangelio pues sin la visión cristiana del mundo realmente no va a haber un cambio efectivo. “La justicia y la paz impulsarán el sistema cuando se ponga el fundamento sobre la Biblia”, enfatizó Janzen.

Fuente