¿Te haz sentido alejado de Dios alguna vez?, hoy te mostraremos 10 formas que te ayudaran a saber si estas alejado de Dios o estas descuidando tu relación con Dios.

Abandonando a Dios

1.- No oras, no ayunas

Somos llamados a orar en todo tiempo.La biblia dice: Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos. Efesios 6:18. En la oración muchas veces esta la victoria de un cristiano. Dios siempre responde a nuestras oraciones (clic para leer más sobre la oración). El ayuno es importante, ya que ahí nos humillamos delante de Dios.

El ayuno y la oración van de la mano, no por nada en mateo 6 Jesús hablo primero de la oración y luego del ayuno. NO es que si queramos o no es un precepto establecido por el Señor para su pueblo.

“Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre. Lucas 21:36

2.- No lees la biblia

Debemos leer y estudiar la Biblia porque existe mucha enseñanza falsa. La biblia nos ayuda a ser mejores y nos da una idea de como comportarnos, como ser cada día como Jesús. La biblia es inspirada por Dios. Leer la biblia nos da paz, esperanza y consuelo.

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redarg:uir, para corregir, para instruir en justicia. 2 Timoteo 3:16

3.- Escuchas música secular

La biblia dice que una fuente no puede tener agua dulce y agua amarga santiago 3:11. Alguien que no acepta a Jesús en su corazón tal vez puede hablar palabras bonitas, pero al final no puede transmitir ese mensaje de vida que solo pueden dar aquellos que han creído en Jesús Juan 7:37-39 La música está diseñada únicamente para la adoración a Dios. En el nuevo testamento la biblia nos dice:

hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones. Efesios 5:19

4.- No te gustan las predicaciones/sermones

Dicho de otra forma te emocionas más por los deportes (fútbol, baloncesto, béisbol, etc). Prefieres ver una película o leer un libro que no sea cristiano antes de escuchar la palabra de Dios.

Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios. Romanos 10:17

5.- No vas a la iglesia

Siempre tienes un excusa para no ir a la iglesia, siempre tienes algo que hacer, tareas del colegio o universidad. El trabajo no te deja ir, siempre llega un familiar o amigo de visita justo cuando pensabas ir a la iglesia.

6.- Tu novio(a)/pretendiente no es cristiano

La biblia nos llama a no unirnos en yugo desigual, ya que esto construye un obstáculo entre Dios y tu relación con él.

No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? 2 Corintios 6:14

7.- Tus amistades no son cristianas

No estoy diciendo que no tengas amigos, pero amigos que no sean cristianos no conviene tener. Ellos se deleitan en las cosas del mundo, tu no. A ellos les gusta satisfacer su carne haciendo cosas no agradables delante de Dios, la biblia te llama a vivir santa y piadosamente.

¡No se dejen engañar! Bien dice el dicho, que «Las malas amistades echan a perder las buenas costumbres.» 1 Corintios 15:33 (TLA)

8.- No te sientes mal cuando haces lo malo

Esto es lo más delicado, si pecas, haces lo malo y te sientes bien o no sientes nada, debes preocuparte. El Espíritu Santo es quien nos redarguye y al no sentir esto es una señal que esta triste o se ha apagado en nuestras vidas.

Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. Efesios 4:30

9.- Tu forma de actuar

No tienes actuaciones de un hijo de Dios, peleas por todo, tienes envida, orgullo, te vuelves arrogante. Te enfadas rápido y solo piensas en ti, no en los demás.

Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo. Efesios 4:26-27

10.- Tus palabras son otras

Cuando te enfadas o todo esta saliendo mal lo primero que haces es maldecir o decir palabras groseras, palabras corrompidas.

Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. Efesios 4:29.

FUENTE