Un legislador del estado de Oklahoma, en Estados Unidos, ha ordenado un nuevo monumento de los Diez Mandamientos para el césped del capitolio, después de que un hombre destruyera intencionalmente original por conducir su coche a través del césped y estrellarse contra él.

La familia del representante estatal republicano Mike Ritze, pagó $10.000 para que el monumento original de 6 pies de altura fuera creado en el año 2012.

“No podemos reparar el antiguo, por lo que pedimos otro monumento idéntico al que fue derribado”, dijo Ritze. “La recaudación de fondos está en curso”.

Al igual que el primer monumento, el segundo se construirá enteramente con fondos privados.

Un juez del condado de Oklahoma respaldó el monumento en septiembre, diciendo que sirve con un propósito secular (no religioso), y que no viola la constitución del estado.

La Unión Americana por las Libertades Civiles ha apelado a la Corte Suprema de Oklahoma, oponiéndose al monumento.

La colocación del monumento ha llevado a otros a buscar su propia exhibición en los jardines del Capitolio, entre ellos un grupo satánico que a principios de este año había construido una estatua de 7 pies de altura de Satanás como una figura con cabeza de cabra.

Fuente