Bryyan Jackson tenía sólo 11 meses, su padre le hizo algo increíblemente cruel: le inyecta el virus del SIDA. Su padre, lo hizo para evitar el pago de la manutención de su hijo. El se aferró a Dios…