Evangélicos están pidiendo a la Iglesia mundial para orar por Ucrania mientras Alemania advierte que “no hay solución a la vista ” para la crisis.