Un individuo internado en un hospital había sufrido la amputación de su pierna izquierda y era presa de la amargura. Cuando vio que el clérigo del lugar se acercaba empezó a gritar: Muy bien capellán ¡Trate de consolarme! Es usted especialista en la marina para…