No es malo pedir a Dios en nuestra necesidad, al contrario, Él mismo nos anima a poner en oración nuestras necesidades para poder suplirlas, el detalle es cuando nos concentramos más en sólo pedir y no así en agradecer. Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas…