La tentación a la impureza no cesa con el matrimonio Mejor es casarse que estarse quemando. Cientos de cristianos jóvenes miman su lujuria pensando que el matrimonio será el extinguidor de su exceso sexual. El matrimonio en realidad es el vehículo para tener comunión íntima…