Especialistas en salud recomiendan tan sólo cinco minutos de ejercicios diarios para tener buena salud, evitando así el riesgo de morir prematuramente.

Aún así, el médico familiar Richard Scott, señala en una publicación de British Journal of General Practice que la fe sigue siendo por mucho el mejor indicador de una vida larga y saludable.

Scott es un médico cristiano, se enfrentó recientemente a un extenuante tratamiento de radiación y quimioterapia contra el cáncer de intestino. Durante el tratamiento, leyó un estudio académico de 700 páginas titulado “Religión y Salud” (“la religión y la salud”, en la traducción del Inglés) y llegó a la conclusión de que la influencia positiva de la fe en la salud es “extraordinario”, según publica The Telegraph.

El artículo de Scott fue publicado en un diario británico de este mes. En el texto, el médico dice que la fe contribuye más para una vida larga y saludable que el hábito de practicar ejercicios físicos con regularidad.

La fe en Dios“, según Scott, puede reducir en un 60% el riesgo de un ataque al corazón y ayuda en la mejora de un paciente que sufrió un accidente cerebrovascular (ACV) o que se recupera de un tratamiento contra el cáncer.