La asociación cristiana “Wycliffe Associates”, cumple una labor hermosa durante largos años. Entre ellas es capacitar a los aldeanos de diferentes ciudades o pueblos rurales a traducir la Biblia en su propio idioma, para luego reproducirlos y repartirlos.

Es así que Irene y Mónica buscando un taller de gramática, llegaron en el Centro de Formación de traducción Bamenda en Camerún, uniéndose a la labor sin pensarlo. Ya que el taller había sido cancelado y reemplazado con el taller de traducción de La Biblia. Fueron invitadas a quedarse y participar, quedando al final impactadas y sin saber que sus vidas serían usadas para formar parte de ese proyecto.

Con la oración y aliento Irene y Mónica ganaron confianza y precisión, traduciendo 11 versículos de Marcos del Inglés al Mankon. Hacia el final de dos semanas, 16 capítulos de Marcos habían sido traducidos. ¡Gloria a Dios por su excelente trabajo! Ahora ese libro es una bendición para la comunidad Mankon!

Pero mientras más nuevos idiomas se traducen, mayor es el peligro. La persecución hacia los traductores es severa. Mónica falleció. “La violencia ha obligado a los traductores a evacuar sus hogares, suspender sus trabajos y no hay nadie quien apoye su labor”, dijo Bruce Smith, presidente de Wycliffe Associates. Sin embargo, a pesar de todo, continúan la labor para proporcionar la Palabra de Dios en el lenguaje de su corazón.

Fuente