Reino Unido.- Un predicador evangélico fue arrestado en la calle la semana pasada bajo la acusación de presunta violación de la paz con la agravante “homofóbico”, después que una mujer se quejó de que él había dicho que la homosexualidad es pecado.