Hay momentos sublimes en la vida y hay momentos críticos. En los sublimes siempre tratamos de llevarnos los honores y en los críticos tratamos de culpar a otros.