Un joven cristiano de Egipto ha sido acusado de blasfemar contra el islam por poner “me gusta” en una página de Facebook, siendo sentenciado este pasado 24 de junio a seis años de prisión, sorprendiendo a la comunidad copta y otros usuarios de Facebook.