ISRAEL.- Arqueólogos israelíes descubrieron una pequeña aldea de 2.300 años de antigüedad cerca de la carretera que conecta Tel Aviv con Jerusalén, y que arroja nuevos datos sobre la vida rural durante el período delSegundo Templo, según informa la agencia EFE.