La peor estupidez emocional es confundir el verbo “gustar” con el verbo “Amar”. Muchísimas personas entregan fácilmente sus besos (e incluso sus cuerpos) a la persona que “les gusta”, en lugar de esperar a la persona “idónea” para sus vidas. Hemos puesto la apariencia física…