EE.UU.- El reverendo Charles Worley no está de acuerdo con el apoyo del presidente Barack Obama al matrimonio homosexual. De hecho está bastante indignado con el tema, pues su propuesta para este colectivo es otra muy diferente, según dejó patente en un sermón pronunciado en la iglesia baptista de Maiden, en Carolina del Norte, estado que precisamente se pronunció en contra de permitir el matrimonio gay.La propuesta de Worley, que ha generado gran polémica, consiste en reunir a todos los homosexuales -gays y lesbianas-, encerrarlos en un recinto cercado con una valla electrificada, para que no puedan salir de ahí. Así hasta que mueran y, entonces, desparecerán porque “no habrán podido reproducirse”.

Y añadió: “Me pone enfermo sólo pensarlo -no sé ni siquiera si decirlo en el púlpito- pero ¿podéis imaginaros a un hombre besando a otro?”.

Por si quedaban dudas sobre su postura, añadió, en referencia a Obama que “no voy a votar por un asesino de niños y amante de los homosexuales“. Unas palabras a las que los congregados respondieron con un “amén”.

Una asociación local contra la incitación al odio ha puesto en marcha una campaña en las redes sociales yorganizó una protesta este domingo fuera de su iglesia.