La vida del rapero Julio Voltio ha sufrido una transformación radical desde el pasado 8 de enero. Asegura dejó de tomar alcohol, de fumar, de decir palabras soeces, no tiene estrés y hasta ni ve boxeo para apartarse de la violencia.