En una clase de escuela dominical de la iglesia de Riverside, se planteó la interrogante si los científicos oraban. Esa fue la pregunta que ocupaba los pensamientos de una clase de sexto grado en el año 1936