Venciendo la soledad

“Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en sus brazos.” Salmos 27:10 (NVI).

En algún momento de nuestras vidas hemos experimentado la soledad, la cual puede ser disfrutada, si es que ésta nos lleva tener momentos íntimos de oración y comunión con Dios. Pero también hay otros momentos en que la soledad no nos aporta emociones positivas, por el contrario, llegamos a sentirnos abandonados causando en nuestro corazón sufrimiento y dolor. ¿Te has sentido así alguna vez?

Dios ha prometido estar siempre contigo a pesar de que otros te abandonen y aún cuando parece que todo está mal. Él está dispuesto a recibirte en sus brazos para levantarte y vencer tu soledad, solo debes buscarlo y dedicar tiempo a su Palabra.

¡Ánimo, acude al Señor!

Por Giovana Aleman

Comentarios de Facebook

Comentarios

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.