Un pastor evangélico es asaltado y herido gravemente en Cuba

Solidaridad Cristiana Mundial (CSW por sus siglas en inglés), demandó a las autoridades cubanas una investigación con respecto al ataque violento que recibió el 6 febrero del año en curso el pastor Reutilio Columbie de la Iglesia Pentecostal Shalom en Moa.

Ciudad situada en la provincia de Holguín, al este del país. Uno de los golpes que recibió el pastor en la cabeza le ha ocasionado una lesión cerebral.

Se estima que la agresión es el resultado de la decisión del pastor de reclamar la confiscación arbitraria de un vehículo de la iglesia por las autoridades.

El pastor Columbie, compró un camión a un particular hace cinco años y lo modificó para transportar a los miembros de su iglesia. El vehículo en diciembre 2011 fue confiscado por las autoridades sin ninguna explicación y se le devolvió al propietario original que tiene influencias en el Comité Central del Partido Comunista cubano.

El Comité Central, es una entidad que a través de la Oficina de Asuntos Religiosos tiene autoridad sobre todos los temas religiosos, incluyendo el registro de propiedad de la iglesia y de vehículos.

Cuando el pastor protestó contra la confiscación del vehículo de la iglesia y empezó el proceso de presentar una queja formal para demostrar la propiedad, la familia comenzó a recibir llamadas telefónicas anónimas diciéndoles que detuvieran el proceso de reclamación o pagarían las consecuencias.

El 6 de febrero el pastor Reutilio, dejó su casa a las 2 a.m. con la intención de viajar a la capital de provincia, Holguín, para presentar una demanda, pero fue atacado y encontrado inconsciente en la calle. Unas horas después fue trasladado a un hospital.

El Pr. Columbié no puede recordar nada sobre el ataque, pero lo único que le falta de sus pertenencias son los trabajos relacionados con el vehículo.

El pastor sufrió una inflamación grave del cerebro y ahora padece de pérdida de la memoria como consecuencia de la lesión ocasionada por el ataque.

Columbié , está en fase de recuperación ahora en su casa con su esposa Maida Pérez y sus tres hijos. Aún se desconocen las consecuencias que se puedan derivar de esta lesión para su vida. Su hija dice que ahora padece de mareos.

Las autoridades prometieron una investigación que nunca se realizó y ahora argumentan que ha transcurrido mucho tiempo para poder detener a los responsables de este hecho.

Fuente: Pr. Manuel A Morejón Soler imorejon@yahoo.es

Comentarios de Facebook

Comentarios

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*