REFLEXIÓN – Te haré libre de la pornografía

HIJO MÍO, guárdate contra la maldad del espíritu de Belial que está inundando este tiempo presente de obscenidades y suciedad sexual. Sigue mis instrucciones de no participar en lo que es vil y perverso, y niégate a mirar lo que es malo. Mantente firme contra los malos que en su arrogancia persiguen a mis hijos pequeños que son débiles e indefensos y los capturan para que sigan los malvados deseos de sus corazones. Ellos permanecen a la espera en las esquinas y tienden emboscada a los inocentes, como el león está a la espera para agarrar a los indefensos y arrastrarlos a su red. Sus víctimas son aplastadas y derribadas, y caen bajo su fuerza. No olvidaré a los indefensos y veré las angustias de los afligidos, porque seré un Padre para los huérfanos y llamaré al malvado a rendir cuentas de su maldad.

Salmos 101:3-4; 10:2, 8-15

Declara la palabra
Salmos 101:3-4; No pondré jamás la mira
en propósitos perversos.
Odio a quienes son desleales a Dios;
¡jamás permitiré que se me acerquen!
Alejaré de mí los pensamientos perversos:
¡no quiero hacer nada malo!

PADRE, cantaré de tu amor y tu justicia. Me cuidaré para llevar una vida intachable y conducir los asuntos de mi casa con un corazón intachable. No tendré parte en nada vil, y el perverso de corazón estará lejos de mí. No tendré nada que ver con lo que es malvado, y me mantendré firme para liberar a los indefensos cautivos de la perversidad del lazo de los malvados.

Escrito por John Eckhardt

Comentarios de Facebook

Comentarios

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.