REFLEXIÓN – Que NADA te Aleje de Dios

La razón por la cual muchas personas renuncian a su relación con Dios es cuando los inconvenientes pesan más que los beneficios de tener una relación con Dios. Tú aceptaste a Cristo como tu salvador porque algo dentro de ti dijo “tienes que cambiar”, algo dentro de ti dijo “tú necesitas algo diferente”; entonces eso trae una incomodidad porque ahora nuestras amistades no pueden ser iguales, tus expectativas no pueden ser las mismas. Como cristianos las cosas van hacer diferente.

A veces los cristianos toman decisiones irracionales, por no aceptar las inconveniencias, incomodidades, que conlleva la decisión que tomaste de servir a Cristo. Tú no puedes comportarte como te comportabas antes, al igual que no puedes tener las amistades que tenias antes. Hasta el comportamiento con tu familia es diferente, tú tienes que decir como dijo Cristo “mi madre y mis hermanos son los que hacen la voluntad de mi padre, yo tengo que hacer las cosas diferentes, yo tengo que caminar diferente”. La pregunta es ¿Qué tu prefieres tu vieja vida o la nueva vida que tienes con las incomodidades?

Hay tres cosas que Cristo dice en Juan 12:20
1. Morir- si tu no mueres a ciertas cosas en tu vida; si tú no te entregas no llevas fruto. Tiene que morir la vieja criatura en ti para darle paso a nuevas cosas en tu vida

2. Perder (en la biblia significa invertir)- el que ama su vida tiene que saber en que la va invertir. El que no ama su vida, es la persona que no la invierte en nada. La pregunta es ¿No si estás perdiendo tu vida? ¿En que tu estas gastando tu vida?

3. Servir- el que no quiere servir, no tiene derecho a seguir a Cristo. El servicio según Juan 12:26 es una clave para estar delante de la presencia del Señor.

Cuanto Cristo está haciendo estas declaraciones, que parecen irracionales, que son incomodas, inconvenientes; Jesús le está diciendo tres cosas a los griegos que son personas racional, que son tres cosas que tu y yo tenemos que decirle al mundo para que nuestra decisión de servirle a Cristo sea firme.

1. Mi ofrenda (él es la ofrenda) o mi entrega es voluntaria. Nadie me está obligando. Yo estoy aceptando voluntariamente todas estas cosas. Yo sé que esto iba a pasar, yo sé que tengo que invertir mi vida, si no muero no resucito, sino muere el grano no da fruto, para ganar la vida eterna. Sé que la manera que tengo que hacer aquí es servir aunque soy el hijo de Dios. Si tu quieres servir a Dios y que tu vida cambie tú tienes que decirle al mundo que tu entrega es voluntaria, nadie te obliga ir a la Iglesia, nadie te obliga a diezmar u ofrendar, esa es tu decisión.

2. Es intencional porque conozco lo que deseo. Mi entrega a estas cosas que son incómodas no sólo es voluntaria, sino que también es con intención. Porque yo quiero estar donde está el padre. Tú no puedes servir a Dios si detrás de tu decisión voluntaria no hay una intención de alcanzar algo que realmente tu sabes que deseas, tu sabes que quieres y lo que estas esperando de la vida. No es que servir a Cristo va a ser fácil, todo lo contrario pero lo hago con intención.

3. Dispuesto a pasar por el sacrificio porque más grande es el beneficio. Mas grande es el beneficio para mi vida, más grande es la recompensa que Dios tiene para mí.

Este mensaje usted lo puede tomar de muchas maneras, usted lo puede tomar para justificar una mala decisión que usted esté tomando o usted lo puede utilizar para tomar una mejor decisión. Con esto quiero decirte que verifiques si el beneficio que usted piensa que va a tener, por el sacrificio que usted está haciendo es lo que tú quieres, es lo que tu deseas.

Piensa bien tu vida, analiza lo que estás haciendo. Cuando usted tenga que tomar una decisión y su vida cristiana lo incomode; entienda que eso es lo que hace la vida cristiana, incomodarlo para que usted tome decisiones diferentes a las que usted tomaba antes.

Mi oración en el día de hoy es que tú midas tus decisiones y entiendas que la vida en Cristo Jesús ofrece grandes beneficios y bendiciones, pero para obtenerlos hay que hacer grandes sacrificios. La pregunta es ¿Cuál tu quieres?

Te tengo que decir que tu vida en Cristo incomoda las grandes decisiones que tienes que tomar. Incomoda porque te detiene, te hacer pensar de otra manera, te hace hablar diferente, y eso es necesario. La Iglesia incomoda, pero eso es parte de la vida, tú quieres crecimiento espiritual, hay cosas que tú tienes que hacer, que aunque incomodan logras obtener los beneficios de servirle a Dios.

Te exhorto a que vivas una vida voluntaria para Dios, una vida intencional para Dios y una vida dispuesta para hacer todo lo que él te pida. Los beneficios y resultados son tan poderosos que jamás te vas arrepentir. Cuando midas tu vida y analices lo que haces y veas los resultados, tú vas a ver como tú le vas a dar gracias a Dios y decirle las grandes bendiciones que ha traído a tu vida.

Pastora Omayra Font

COMPARTE ESTÉ MENSAJE

Comentarios de Facebook

Comentarios

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*