REFLEXIÓN – No descuide su DON ESPIRITUAL

1 TIMOTEO 4.12-16
Todo cristiano recibe por lo menos un don espiritual con el cual servir al Señor y edificar al cuerpo de Cristo (1 Co 12.7). Pero muchos creyentes descuidan este poder especial que da el Espíritu Santo.
Aunque Timoteo tenía buenas razones para desechar el llamamiento de Dios, Pablo le aconsejó: “ocúpate de estas cosas y permanece en ellas” (v. 15). Al considerar a Timoteo, pregúntese si alguna de las siguientes situaciones le está impidiendo servir al Señor.
La edad: No importa la edad que tengamos, el Señor quiere que usemos nuestros dones espirituales. Por su juventud, Timoteo podía fácilmente ser intimidado por quienes tenían más experiencia. Sin embargo, la juventud no es nuestra única excusa.
Algunos creyentes piensan que son demasiado viejos para servir al Señor. A pesar de que nuestros ministerios pueden cambiar con los años, nunca somos llamados a jubilarnos espiritualmente.
Incompetencia: ¿Alguna vez evadió usted una oportunidad de servir, porque se sentía incompetente? Así es como probablemente se sentía Timoteo en cuanto a liderar la iglesia en Éfeso.
Nuestros dones rara vez llegan a nosotros totalmente desarrollados. Dios, a menudo, requiere que demos un paso de fe. Con el tiempo, a medida que obedezcamos y le sirvamos, Él aumenta la efectividad de nuestro ministerio.
¿Hay algo que le está impidiendo usar sus dones espirituales? Aunque nos fueron dados, no son para nosotros; son para la iglesia. Descuidarlos afecta tanto a nuestros hermanos como a nosotros, porque hay gozo y bendición en servir a los demás, y en hacer el trabajo que Dios nos ha designado.

Comentarios de Facebook

Comentarios

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.