REFLEXIÓN: Listos para servir

Lo mismo sucede con la fe: 
si no tiene obras, está muerta. – Santiago 2:17 (RVC)

Solicitaron a mi amiga Sheila que ayudase en una actividad de la iglesia. De modo que, con mucho esfuerzo en una noche lluviosa y ventosa, llegó hasta la iglesia. Al llegar, descubrió que no la necesitaban, y comenzó el viaje de regreso a su hogar.

En el ómnibus, un hombre sentado frente a ella le preguntó: «Voy a pedirle a Jesucristo que pare la lluvia». Sheila replicó: «Creo que Jesús está más interesado en su alma». Bajaron del ómnibus en la misma parada y continuaron conversando.

Sheila le explicó gentilmente del amor, sacrificio y redención que ofrece Aquél cuyo nombre este hombre había tomado tan a la ligera. Resultó que Sheila estaba exactamente allí donde Dios quería.
La historia de Sheila me recuerda a Felipe en la lectura de hoy. Él estaba donde Dios lo necesitaba en ese momento. Felipe estaba listo para ir allí donde Dios lo guiase y estaba ansioso por compartir las Escrituras y su fe.
Solo Dios sabe cuándo y dónde tendremos la oportunidad de compartir el poder y el amor de Dios. Nuestra tarea es estar listos para seguir el llamado del Espíritu Santo al compartir nuestra fe.

Sra. Carol Purves (Cumbria, Inglaterra)

Comentarios de Facebook

Comentarios

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.