REFLEXIÓN – El ingrediente correcto, haz una milla más

“Lo primero que necesitas para volver a levantarte y redireccionarte nuevamente hacia tu objetivo es estar con Dios a solas”

Si estás pasando momentos de frustración, de cansancio, de querer rendirte porque no tienes los resultados que quieres, ¡quiero compartir una palabra de Dios que te inyectará fuerzas nuevas!

Todos pasamos por ese día donde nos gustaría no haber despertado, o por ese tiempo que nos gustaría que pase rápidamente.

Hay días que uno siente más el cansancio como ningún otro, y cuando estamos cansados, decimos cosas que limitan nuestras acciones.

¿Te parecen conocidas estas palabras?
¡Estoy cansado! ¡Largo todo! ¡Quiero morirme! ¡Me rindo! ¡Que sea lo que Dios quiera! ¡No puedo más!

Si respondiste diciendo, esas son mis palabras, entonces estás en el momento correcto para escuchar el mensaje correcto.
¡Este es un mensaje que salió del corazón de Dios para ti!
Génesis 13: versículo 14 y 15.

Dios le dijo a Abram después que Lot se aparto de él:
Abram, levanta la vista desde el lugar donde estás, y mira hacia el norte y hacia el sur, hacia el este y hacia el oeste, yo te la daré a ti y a tu descendencia, para siempre, toda la tierra que abarca tu mirada.

Lo primero que necesitas para volver a levantarte y redireccionarte nuevamente hacia tu objetivo es estar con Dios a solas, para recibir su palabra y claridad para todas las cosas que tienes que hacer.

1º. Debes tener en cuenta que para recuperar tu pasión, tu energía, tu objetivo, sólo tienes que tener ganas de volver a levantarte.

2º. Puedes hacerlo, puedes lograrlo, porque naciste para llegar a cumplir cada objetivo que te propones, porque conoces la diferencia entre lo que es difícil pero no imposible.

3º. Elimina todo pensamiento limitante y de esclavitud: No puedo. No soy capaz. Esto es imposible. No sé. No tengo los recursos. Nadie me ayuda.

4º. Ten pensamientos de fe, pensamientos potenciados: Yo puedo hacerlo. Merezco lo mejor. Creo en mis habilidades. Todo lo que haga me saldrá bien. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

5º. Quita la energía de la duda. Jesús le dijo a Pedro: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudas? En el momento en que generas dudas, generas una energía que bloquea lo que determinaste hacer y cómo lograrlo.

6°. Yo soy el dueño de mis decisiones. Yo decido creer o no, y hoy elijo las creencias que me llevan al cumplimiento de mi objetivo.

7°. Construir imágenes mentales para direccionarme hacia ellas. ¡La fe es declarar lo que no es como si fuese! Declarar lo que no es se transforma en una visualización, como si ya lo hubieras conseguido. Con una dosis de fe y las emociones correctas, activarás la energía para cambiar tus imposibles en posibilidades.

¡Como Abram, cuando visualices tus objetivos, todos los días míralos, disfruta de ellos, como si ya los tuvieras! Relájate con minutos de silencio a solas con Dios, todos los días ¡y verás que todos los deseos de tu corazón Dios te los concederá!

Entonces ¿hay una manera de vivir una vida extraordinaria? Claro que sí, hay un ingrediente para vivir la vida extraordinaria y Dios lo dispuso para todos aquellos que creen.

El secreto está en las palabras de Jesús: “Haz una milla más”. Mateo 5: 41
En castellano sería una palabra que usamos muy pocas veces, pero a partir de que descubras su significado, será esta palabra tu bandera de victoria.

La palabra ¡extraordinaria!

Al unir la expresión “extra” y “ordinaria”, tenemos una declaración de que algo sobrenatural y diferente comenzaremos a vivir. Al decir “extra” estamos declarando que podemos esperar algo por encima de lo normal, algo que supera la medida natural.

Aquí va la revelación de cómo hacerlo: En todas las cosas ordinarias (común) que haces todos los días agrégale el Extra. Hacer las cosas ordinarias, extra

– ordinariamente bien cada día.
Lo ordinario (Común) es una cena. Lo extra – ordinario, sería agregarle a la mesa unas flores hermosas, además de una buena música y el ambiente exacto para el momento.

Lo ordinario (Común) es felicitar a tus hijos por haber cumplido un buen año de estudios. Lo extra–ordinario, es brindarle tus felicitaciones acompañadas con muchos abrazos, besos, regalos y una salida donde ellos quisieran ir.

Lo ordinario (Común) es entrar en la rutina con tu esposo/a, siempre más de lo mismo. Lo extra–ordinario, es salir de la casa a compartir un paseo y buscar las soluciones para transformar las rutinas y el aburrimiento, en disfrutar de los momentos que están juntos, haciendo cosas nuevas o cosas que hace mucho tiempo no hacen.

Lo ordinario (Común) es darle un beso a quien amas, como todos los días, por costumbre. Lo extra–ordinario, es detenerse y decirle lo feliz y lo bien que te sientes con él o con ella, lo importante que es para ti estar con ella o él, y luego sí darle un beso distinto al de todos los días.

Lo ordinario (Común) es estar en la presencia de Dios y decir siempre lo mismo: Dame, dame, dame. Necesito, necesito, necesito.

Lo extra–ordinario, es estar en la presencia de Dios y decirle; tú sabes lo que necesito, tú sabes qué cosas me hacen falta, tú sabes por lo que estoy pasando, pero hoy solo quiero decirte que te amo, no por lo que me das, sino por lo que eres para mí. Gracias Señor por estar conmigo todos los días. Gracias Señor por poner alrededor de mí gente de fe que me impulsa a seguir adelante. Gracias Señor porque sé que tu presencia conmigo cambia todos mis lamentos en baile.

Bien, ahora que ya sabes cuál es el ingrediente correcto para vivir una vida extraordinaria, quiero decirte lo último que debes hacer.

Si lees bien el comienzo del capítulo 13 versículo 14 dice:

Y Jehová dijo a Abram, después que Lot se apartó de él:

Después que Lot se apartó de él: La clave es separarte de todas las cosas que son un estorbo para ti, las limitaciones internas, los temores a emprender cosas nuevas, desprenderte de los recuerdos que te angustian sanando esa área, desprenderte de las culpas que ya Dios te perdonó, desprenderte de las malas palabras con las cuales te lastimas: que no sirves, que no vales nada, que nadie te tiene en cuenta, que estás sola, solo. Deja ir aquello que no está asignado a ti para cumplir tu propósito. Tendrás que dejar ir inclusive a ciertas personas que te están limitando, gente que fue muy bendecida por ti, pero que no te acompañará en tu visión. No son gente mala, pero no fueron asignados a ti. Tendrás que desprenderte de todo peso que hoy te agobia, externo e interno.

Y Jehová dijo a Abram: Una vez que tomaste esta decisión para correr la carrera de la vida y tener victoria en todas las áreas, la voz de Dios se repite nuevamente, pero esta vez ya no para Abraham, sino para ti, pon tu nombre como yo lo hice, en el espacio que está vacío.

Y Jehová dijo a ______________ después que la carga se desprendió de él: Alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al este y al oeste. Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre.

¡¡El ingrediente correcto, haz una milla más, agrégale a cada cosa que haces un EXTRA-ORDINARIO!!

¡Palabra del Señor para ti, este es el mejor año de tu vida!
¡Disfruta la vida!

Comentarios de Facebook

Comentarios

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*