REFLEXIÓN – Cuando Dios dice “NO”

Cuando escuchamos un NO por respuesta, sea cual sea la pregunta, a la mente nos llega una sola cosa: “Porqué?” Y es que nos hemos acostumbrado sólo a los “SI”, dos letras que nos sacan una sonrisa de oreja a oreja, nos impulsan a seguir adelante. Pero escuchar un NO es como si todo se viniera abajo. Es ahí cuando nos invade la pena y sólo preguntamos “Porqué?”

Dios es un Dios de amor, y por ese hecho, consciente o inconscientemente creemos que el solo puede decirnos que SI. Que grave error.

Cuando Dios dice NO, es por una sencilla razón: eso que le estamos pidiendo no es lo que el quiere para nosotros. El conoce nuestro futuro y sabe que más adelante está lo que realmente necesitamos. Aunque en el momento nos sintamos abatidos y perturbados, es preferible sufrir un poco ahora y no el resto de la vida.

Cómo evitar confundir el NO con el SI?

En muchas ocasiones nuestro ferviente deseo de escuchar un SI nos ciega y aunque Dios nos grite “NO!” escuchamos un SI. Para evitar la confusión, sigamos estos consejos.

1-Ora. Esta es la principal vía en la que podemos estar seguros de la respuesta de Dios. La oración lo puede todo.

2-Pide señales. Dile a Dios que te hable a través de sueños, ó que envíe a alguien con palabras precisas para ti. Las señales de Dios son contundentes, pruébalo y verás.

3-Ten paciencia. Dice un refrán muy popular, “la desesperación es parte del fracaso”. Y así es, no hay nada más peligroso que ser impaciente a la hora de recibir una respuesta de parte de Dios. Esperar no es fácil, pero tiene sus recompensas.

Dios nos ama y siempre nos dará lo mejor, lo que en verdad nos conviene. Aunque al principio lloremos, al final reiremos recordando el pasado.

Escrito por Jisell Flete

Comentarios de Facebook

Comentarios

2 Comments

  1. marco 19 abril, 2017 10:07 pm

    dios es precioso me di cuenta que la oración de corazón tiene respuesta pero así de rápido si supieran como dios me contesta adelante pídale pero eso si de rodillas

    Responder
  2. MARIA FINIZOLA 14 agosto, 2017 12:22 pm

    Conchale tengo un trabajo que es una maldicion sin fin por mas que oro, por mas que lloro Dios no me da la salida parece que estuviese maldito por que el contexto alli es infernal , de cuatro hora solo trabajo dos las dos horas restantes formo parte de la decoracion de la empresa. EL DE LA MAÑANA ES LENTO PERO A LA LARGA RINDE SUS FRUTOS PERO EL DE LA TARDE HACE VER LA CONSULTA DEL ODONTOLOGO COMO UN PARAISO TERRENAL.

    Responder

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.