[NADA] me Faltará (Devocional Corto)

Antes de cumplir una semana de vida, los aguiluchos se peleaban por la comida. Ninguno era lo suficiente fuerte como para mantener la cabeza erguida más de unos segundos, así que, los dos parecían pompones peludos con cabezas pegadas semejantes a borlas. Aun así, cada vez que los padres llevaban comida a la nido, el más grande de apresuraba para darle un picotazo a su hermano e impedir que tomara un bocado. Su agresión había sido comprensible si la comida hubiese sido escasa o si los padres no hubieran sido capaces de proveer lo que necesitaban. Pero nada podría haber estado más lejos de la verdad, ya que estaban siendo alimentados con peces de tamaño mucho mayor que el de ellos, y tenían más que suficiente para los dos.

Los codiciosos aguiluchos me traen a la mente nuestra propia necesidad cuando tratamos de conseguir para nosotros lo que le pertenece a otra persona (Santiango 4:1-5). Los conflictos surgen porque queremos algo que Dios le ha dado a algún amigo, colega, paciente o vecino. En vez de pedirle al Señor lo que necesitamos, intentamos conseguir lo que Él le ha dado a otros. Sin embargo, Dios tiene algo bueno para cada uno de nosotros. No necesitamos lo que le pertenece a otra persona. Y además, es indudable que nunca debemos perjudicar a nadie para conseguir lo que nos hace falta. Nuestro amoroso Padre Celestial tiene más que suficiente para todos. Nuestra necesidad nunca agotará la provisión divina.

Comentarios de Facebook

Comentarios

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*