REFLEXIÓN: Las aves del cielo no se preocupan

Comúnmente nos preocupamos anticipadamente por circunstancias causadas, mayormente, por las tensiones que se viven día a día como las cuentas que pagar, la falta de trabajo, la alimentación, los negocios, salud, los problemas con los hijos, matrimonio, etc.

A decir verdad, no está mal ser prudentes y prever  lo que puede ocurrir en el futuro, ya que esto nos ayuda a responder oportunamente a diferentes sucesos que pasan normalmente en la vida.

Pero cuando la ansiedad invade daña la salud, desgasta la mente, el cuerpo y afecta la capacidad de juicio de todo individuo, confunde, disminuye la concentración para tomar decisiones y con esto hace que cada día sea más difícil de sobrellevar.

En cambio la Biblia dice en Mateo 6:34 “Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque le día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.”

Publicidad

Vivir el día a día con fe y descargando todo peso de preocupación ante Dios es mejor para nosotros que dejarnos consumir con la incertidumbre, ya que tenemos la seguridad de que Dios suplirá nuestras necesidades como dice su Palabra: “….vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.” Mateo 6:32

Nuestro Padre abastece de alimento para su creación: “Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?” Mateo 6:26 Valemos mucho más que las aves y debemos tener la seguridad de que también proveerá para  nuestras necesidades.

Entrega en oración todas tus preocupaciones y toda ansiedad que ha invadido tu corazón; aprende a creer en el amor de Dios que no deja a nadie desamparado. Clama y ten la seguridad de que escucha.

¡Mantente sereno y disfruta en las bendiciones que te rodean!

Fuente

Comentarios de Facebook

Comentarios

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*