Hay PODER para avanzar hacia las Grandes Metas

El día que Bryne Ganey, residente en Moncks Corner, Estado de Carolina del Sur, se miró al espejo muy lentamente—como quien quiere tomar conciencia de que la realidad de cuanto refleja ese cristal—no puedo menos que concluir que había cruzado la frontera. Estaba pesando 261 kilogramos.

Todo comenzó cuando literalmente se desenfrenó al consumir comidas rápidas para aprovechar al máximo su horario de trabajo. Se saltaba el desayuno, consumía cuanto vendían en la calle, no dejaba por nada del mundo la pizza como ‘‘postre’’ que pasaba con una bebida gaseosa de 3.5 litros.

“Él era muy consciente de que tenía un problema”, asegurar el joven “Estaba fuera de control”. Y así prosiguió su alocada carrera hasta que sufrió una embolia pulmonar, es decir, un coágulo de sangre que había viajado a sus pulmones, bloqueando su flujo de oxígeno.
Hoy en día, Bryan, de 39 años, cuenta su historia desde el asiento del conductor de un auto en el que no habría entrado hace dos años. Compra ropa en grandes almacenes, compra un asiento de avión en lugar de dos y duerme toda la noche.

“Lo mejor de todo el peso que he perdido es despertarme cada día y darme cuenta de que ya no peso 261 kilogramos”, dijo con una sonrisa. “Las mayores recompensas son las más pequeñas”.
Se fijó la meta de disminuir su peso corporal, y lo logró. Perdió 59 kilogramos en los primeros seis meses, y luego bajó otros 63 kilos más durante el transcurso del siguiente año. Con 1.72 metros de estatura, Bryan ahora pesa poco menos de 136 kilogramos.

“Resulta que realmente es cierto. Si usas más energía de la que consumes, perderás peso”, escribió Bryan en una nota que publicó CNN. Ahora es muy cuidadoso acerca de lo que pone en su boca: se niega a alejarse de las carnes magras, vegetales y frutas que él mismo prepara. Hace entre cinco y seis comidas al día, cada dos o tres horas. Mide sus porciones para que el número total de calorías diarias llegue a las 2,500.

Publicidad

Es posible cuando hay metas
Infortunadamente hoy día, si hay algo de lo que carecemos, es de metas específicas. Todo obedece a la improvisación, incluso los alimentos que consumimos. No sacamos tiempo para evaluar cómo tratamos nuestro organismo, que como anota el apóstol Pablo, es templo del Espíritu Santo (1 Corintios 6: 19).
Bryan reconoce que ‘‘La comida está en todas partes’’. No obstante, su horizonte de vida lo lleva a pensar que tiene mucho por vivir y que, si sigue en esa carrera alocada por vivir el momento, no pasará de los cincuenta años.

Si amamos a Dios, cuidamos nuestro cuerpo en su integralidad, como forma de honrar a nuestro Creador: ‘‘Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cual sea la buena voluntad de Dios agradable y perfecta.’’ (Romanos 12: 1-2)

La alimentación sana también es asunto de los cristianos. El problema radica en que no asumimos decisiones radicales. Y si lo hacemos, duramos poco tiempo en la dirección que emprendimos, porque luchamos en nuestras fuerzas y somos proclives a volver atrás.
Bryan comprobó que se puede. Él y muchas otras personas encuentran en Dios, el poder sobrenatural que les ayuda a vencer por encima de la inclinación a renunciar ante los primeros obstáculos.

“Creo que lo que se pierde en los anuncios y en todo lo que se ha escrito acerca de la pérdida de peso es que si la gente lo hace sencillo, todos pueden hacerlo. Usted puede cambiar tu vida”, explica este hombre que rebasó metas que para muchoa resultaban imposibles. Actualmente pierde mensualmente 3 kilogramos. En Dios encontramos la fuerza para vencer (Filipenses 4: 13)

Tenga presente que el mejor paso que toda persona puede dar, es recibir a Jesucristo como Señor y Salvador. Si Él mora en su corazón, imprimirá una nueva dinámica en su existencia y le ayudará en el proceso de crecimiento personal y espiritual.

Pastor Fernando Alexis: pastorfernandoalexis@hotmail.com – (0057) 317-4913705.

Comentarios de Facebook

Comentarios

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*