Galería de la fe: Sara

Hebreos 11:11

Esposa principal de Abraham, y también hermanastra por parte de su padre Taré (Génesis 20:12). Lo acompañó de Ur de los caldeos, pasando por Harán, a la tierra de Canaán. A causa del hambre se dirigieron a Egipto, y como Abraham temió que su extraordinaria belleza hiciera peligrar la vida de él la hizo pasar por su hermana. Faraón se sintió atraído por ella y la llevó a su harén. cuando sospechó la verdad Abraham y su mujer tuvieron que irse de allí (Génesis 12:11-13). Se hizo pasar por  hermana de Abraham en otra ocasión, en la corde de Abimelec, rey de Gerar, de acuerdo con  las instrucciones de su esposo: “Esta es la mercerd que tu harás conmigo, que en todos los lugares adonde llegemos, digas de mi: mi hermano es” (Génesis 20:13). Su esterilidad fue motivo de constante reproche para Sara, quien entregó su sierva, la egipcia Agar, a su esposo para que la tomara como concubina. El embarazo de Agar hizo nacer sus celos, y la maltrató de tal forma que Agar huyó durante un tiempo. A su regreso nació Ismael (Génesis 16:15). A la edad de 90 años se le cambió el nombre por el de Sara, y el de su esposo de Abram por Abraham. Yahvéh la bendijo, y le dijo que tendría un hijo, y que ella se convertiría en madre de naciones” (Génesis 17:15-16).

Cuando Abraham le fue concedida una teofanía, le pidió a Sara que hiciera panes para los visitantes divinos. Ella oyó la profecía acerca de su hijo y se rio; luego, temerosa, negó haberse reído, con las palabras “¿Hay para Dios alguna cosa  difícil? (Génesis 18:14). Con el nacimiento de Isaac cesó el reproche de Sara. La irritó tanto la burla de Ismael en la fiesta de celebración del destete de Isaac, que pidió la expulsión de Agar y su hijo (Génesis 21:8-10).

Murió en Quiriat-arba a la edad de 127 años y fue sepultada en la cueva de la heredad de Macpela (Génesis 23:1-2) (Hebrón).

Sara en la biblia

Isaías 51:2 Nombra a Sara como ejemplo de confianza en Jehová.

Romanos 4:19 Pablo menciona a Abraham y Sara entre aquellos a quienes la fe les fue contada por justicia.

Romanos 9:9 Menciona a Sara como la madre de los hijos de la promesa.

Hebreos 11:11 El autor de la Epístola a los Hebreos incluye a Sara en las listas de los fieles.

1 Pedro 3:6 Pedro la nombra como ejemplo de la correcta obediencia que una esposa debe tener hacia su marido.

 

Podemos ver a Sara de diferentes maneras:

Con sus debilidades:

1.Una mujer con tristeza

Génesis 18:12. La tristeza más grande de Abraham y Sara era que en todo su tiempo juntos no habían podido tener hijos. Para una mujer hebrea la infertilidad se consideraba una señal de desaprobación divina. La tristeza de Sara puede verse en medio de su risa. Como diría el dicho, ella estaba riendo para no llorar.

A pesar de esta reacción de primera intensión, le creyó a Dios y por eso aparece en la galería de la fe.

¿Le crees a dios a pesar de que en el plano natural parece imposible tu situación?

2. Una mujer que influenció a su esposo en la mala decisión

Génesis 16:3-4, Sara asumió una responsabilidad que no le corresponda y tomó una decisión que lamentaría por el resto de su vida. Todavía seguimos viendo resultados ya que algunas de las tensiones en el Medio Oriente tienen sus raíces en que Sara le dio a su criada Agar a su esposo para que procreara un hijo.

Características para resaltar

1.Fe en sus promesas

Sara es la número uno en lal ista de Fe de entre las mujeres. Aquí es donde se destaca la fe de Sara, que a pesar de la edad de ambos, ella “creyó que era fiel quien lo había prometido” (Hebreos 11:11).

Cuando nació Ismael, hijo de sus esposo Abraham y su criada Agar, Sara tenía 76 años. Los trece años siguientes serían los más frustrantes para ella, puesto que seguía siendo estéril. Pero Sara con 89 años y su esposo al cumplir 90, su esperanza no estaba completamente destrozada.

Otra forma en la que enfrentamos una larga espera es cuando gradualmente concluimos que lo que aguardamos que acontezca nunca ocurrirá. ¡Sara espero 90 años por un bebé! Cuando Dios le dijo finalmente que iba a tener un hijo propio, se rió, no tanto por falta de fe en lo que Dios podía hacer, sino, por la duda de lo El podía hacer a través de ella. Cuando se le reprendió por su risa, mintió como lo había visto hacer a su esposo en algunas ocasiones. Probablemente no quería dar a conocer sus verdaderos sentimientos.

¿Qué situaciones de su vida parecen estar “en espera” en este momento?
¿Comprende que esto puede ser parte del plan de Dios para usted? La Biblia contiene muchas instrucciones claras para mantenernos ocupados mientras esperamos que se lleve a cabo algo en particular de nuestra vida.

2. Llanto en gozo

Sara, que anteriormente había reído para ocultar su tristeza, cuando nació su hijo lo llamó Isaac, que significa “risa”. El gozo de Sara era sin fronteras. Génesis 21:6

3.Ejemplo de sumisión

El nuevo testamento nos deja ver que Sara distingue especialmente por la obediencia a su esposo, siendo modelo de sumisión a los esposos. Sara fue una mujer firme y decidida, sujeta a su esposo; una mujer sometida. 1 Pedro 3:5-7

4. Una mujer perseverante

Abraham y Sara provenían de un entorno urbano. No eran nómadas. Pero partieron al viaje cuando Abraham estaba en la mitad de los 70 y Sara era 10 años menor que él. Sara no estaba acostumbrada a la vida errante, fue algo que debió aprender, aceptar y ver perseverante la promesa que Dios le había dado a su esposo (Génesis 12:2-3)

Conclusión

¿Por qué se encuentra en la Galería de la fe?

Como hemos visto, Sara tenía debilidades -¡como nosotros!-, pero también tenía características que fueron resaltadas en su vida y que fueron de bendición para su familia.

A pesar de no cumplir con las condiciones requeridas para tener un hijo, por asuntos de edad, en su lógica humana se río, pero al ser confrontada reconoció que Dios tenía el poder de hacerlo al afirmar ¿Habrá algo difícil para Dios?

La vida de Sara nos muestra que el carácter como cristianos incluye la fortaleza, la mansedumbre y la dulzura.

En el caso de las mujeres, somos hijas de Sara cuando imitamos la obediencia y el respeto a nuestros maridos. aun si tu esposo no es cristiano no debes tener temor.

Cuando venga la prueba debemos conservar la calma y confiar haciendo el bien y obedeciendo y agradando a Dios. Lo que es más, Dios obró de manera sobrenatural dándole un hijo a Sara no solo por amor a ella y Abraham, sino, por amor a ti y a mi. Fue a través de la descendencia de Sara que nació el salvador del mundo, aquel quien perdonó nuestras ofensas y nos dio una nueva vida en El. “El que no negó ni a Su propio Hijoi, sino que lo entregó por todos nosotros ¿Cómo no nos dará también junto con El todas las cosas?”, Romanos 8:32. No debemos tener ningún temor.

Comentarios de Facebook

Comentarios

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*