¿Es amor o costumbre?

Un grupo de psicólogos americanos y europeos realizaron una investigación a 1700 personas durante sus primeros 15 años de matrimonio. Estos estudiosos descubrieron que después de dos años, el amor romántico entre las parejas se terminaba, y que muchos de ellos optaban por el divorcio. Esta investigación permitió conocer que las parejas atraviesan su primera crisis después de dos años de relación debido a que los primeros meses que pasan juntos, ambos ceden y tratan de hacer que la otra persona se sienta más cómoda. Es así como esconden malos hábitos y manías, que luego salen a relucir a los dos años de noviazgo o matrimonio. Los investigadores también observaron que las parejas que lograban superar esta crisis, permanecían en la relación porque habían decidido amarse, o porque su amor se había convertido en costumbre.

Estos son algunos indicios que te ayudarán a examinar si tu relación ha caído en el hábito y ha perdido la llama del amor, :

1. Permanecer en la relación por temor a estar solo.

Los especialistas en relaciones de pareja afirman que algunos no quieren terminar sus relaciones amorosas, sin importar cuán malas sean, por temor a quedarse solos y a no encontrar a alguien que los ame. Esta es una clara señal de que en esa relación no hay amor, sino costumbre. Asimismo, tres estudios realizados en diferentes años (1986, 2008, y 2017), demostraron que las personas que permanecen en una relación en la cual no se sienten satisfechas, son aquellas que tienen baja autoestima y se perciben como menos atractivas; y por lo tanto, menos merecedoras de amor.

2. Dejaste de aprender.

No importa cuánto tiempo pase, uno nunca deja de conocer a alguien. Si una persona cree saber todo de otra y se conforma con ese conocimiento, hará que su relación pronto se convierta en costumbre. Las parejas que quieren mantener viva la llama de su amor, no deben dejar de estudiarse y conocerse mutuamente, pues cualquier cosa en la que pongas tu tiempo, energía y dinero, será más importante para ti. Es difícil cuidar de algo en lo que no estás invirtiendo” (película A Prueba de Fuego).

3. No hay progreso en la relación.

Los estudiosos del matrimonio desde el punto de vista cristiano concuerdan que toda relación de noviazgo dentro del propósito de Dios debe tener como meta el matrimonio. Si una pareja de novios no está dispuesta a formalizar su relación y comprometerse en matrimonio, es probable que hayan caído en la costumbre. Por otra parte, Timothy Keller, en su libro El Significado del Matrimonio, explica que el matrimonio se constituye de “dos personas defectuosas que se unen para crear un espacio de estabilidad, amor y consuelo- un refugio en un mundo sin corazón.” Esto quiere decir, que ya sea que estén de novios o sean casados, las parejas deben ayudarse a mejorar en todo aspecto, sobre todo en su relación con Dios.

4. Las peleas no ayudan a mejorar.

Según una investigación liderada por el Dr. John M. Gottman del Instituto Gottman, la forma en que una pareja soluciona sus discusiones y malentendidos, determina el estado de su relación. Las parejas que utilizan sus conflictos como una manera de acercarse más y mejorar su relación, tienen mayores probabilidades de tener una relación firme y duradera. Por otra parte, aquellos que evitan sus problemas, o se sienten más separados después de una discusión, pueden terminar separándose definitivamente o quedarse en la relación por simple costumbre.

 

 

 Este artículo fue producido para
 radio cristiana CVCLAVOZ.

Comentarios de Facebook

Comentarios

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*